El índice de precios al consumidor en los Estados Unidos registró en mayo un incremento del 0,6% respecto de abril y del 5% respecto de igual mes del año anterior, informó hoy la Oficina de Estadísticas Laborales del Departamento de Trabajo, en Washington.

El informe indicó que "el índice de automóviles y camiones usados ​​siguió aumentando de forma pronunciada, aumentando un 7,3% en mayo".

El aumento representó alrededor de un tercio del incremento de todos los artículos ajustados estacionalmente.

El índice de alimentos aumentó 0,4% en el quinto mes del año, el mismo aumento que el mes anterior.

El rubro energético se mantuvo sin cambios en mayo, con una caída en el índice de gasolinas nuevamente compensando incrementos en los índices de electricidad y gas natural.

El índice para todos los artículos menos alimentos y energía subió un 0,7% en el mismo período después de aumentar un 0,9% en abril.

El segmento de atención médica cayó levemente, uno de los pocos de los componentes principales que disminuyó en mayo.

Así la evolución general de precios aumentó un 5% durante los 12 meses que terminaron en mayo; con una tendencia al alza todos los meses desde enero, cuando la variación anual fue del 1,4%.

El índice para todos los artículos menos alimentos y energía aumentó 3,8% en los últimos 12 meses, el mayor aumento anual desde el período que terminó en junio de 1992.

Con estos números, la Reserva Federal podría elevar las tasas de interés de manera demasiado agresiva y descarrilar la recuperación económica.

Sin embargo, el presidente de la FED, Jerome Powell, expresó repetidamente su creencia de que la inflación resultará temporal a medida que se desatasquen los cuellos de botella de suministro y las piezas y los bienes vuelvan a fluir normalmente.

Algunos economistas han expresado su preocupación de que a medida que se acelera la recuperación económica, impulsada por la creciente demanda de los consumidores que gastan libremente, también lo hará la inflación. (Télam)