La Reserva Federal de Estados Unidos decidió mantener sin cambios su tasa de interés de referencia en un rango de 0% a 0,25% y proyectó que se mantendrán así al menos hasta 2023.

El organismo culminó una reunión de dos días en Washington y dijo que las tasas de interés continuarán "cercanas a cero al menos hasta 2023, a pesar de mejorar sus perspectivas económicas para los Estados Unidos.

En un comunicado, el Comité de Mercado Abierto de la FED dijo que "busca lograr el máximo de empleo, con una inflación a una tasa del 2 por ciento a largo plazo".

La decisión se tomó por unanimidad y se produjo en un día volátil para los inversores con un aumento de los rendimientos de los bonos del Tesoro antes del anuncio.

"La gran mayoría del comité no muestra un aumento de tasas durante este período de pronóstico", dijo el presidente de la FED, Jerome Powell en una conferencia de prensa virtual y agregó que "aún no era el momento de hablar sobre la reducción de las compras de activos del banco central".

Siete de los 18 funcionarios predijeron tasas más altas para fines de 2023 en comparación con cinco de 17 en la reunión de diciembre, lo cual demuestra que un grupo más grande ve el fin de la política de tasas bajas más temprano que sus pares.

"Los indicadores de actividad económica y empleo han aparecido recientemente, aunque los sectores más afectados por la pandemia siguen siendo débiles", dijo el Comité, por lo que la Fed espera que un repunte de la inflación este año sea de corta duración.

Los funcionarios vieron que la presión de precios se desaceleró al 2% en 2022, luego de un aumento al 2,4% en 2021, según las proyecciones. Si se excluyen los alimentos y la energía, se prevé que la inflación alcance el 2,2% este año y caiga al 2% en 2022.

"El camino de la economía dependerá significativamente del curso del virus, incluido el progreso en las vacunas. La actual crisis de salud pública sigue afectando la actividad económica, el empleo y la inflación, y plantea riesgos considerables para las perspectivas económicas", expresó el organismo en el comunicado.

La FED también dejó sin cambios las compras de bonos por 120.000 millones de dólares mensuales y aseguró que este ritmo se mantendría hasta que se logre un "progreso sustancial adicional" en sus metas de empleo e inflación.

Sin embargo, la economía sigue estando lejos de los objetivos de la Fed. Incluso con 379.000 puestos de trabajo añadidos en febrero, todavía existen 9,5 millones de estadounidenses que no tienen trabajo, en comparación con un año atrás y la inflación se mantiene muy por debajo del objetivo del 2% de la Fed.

"Esta recesión, en particular, fue un golpe directo a parte de la economía que emplea a muchas minorías", concluyó Powell. (Télam)