La cuarentena parcial que fue extendida en Alemania generará pocos efectos severos en la economía del país europeo, estimaron expertos de entidades financieras y de investigación líderes. 

La titular de la cátedra de Economía de la Universidad de Erlangen, Veronika Grimm, señaló que los principales sectores afectados, como la gastronomía, la cultura o el transporte, representan un porcentaje comparativamente menor.

Para Grimm, los locales gastronómicos actualmente cerrados por las medidas para frenar el contagio de coronavirus suman 1,6% del valor añadido bruto mientras que la industria, que funciona normalmente, representa cerca de 25%; y el comercio minorista, también abierto actualmente, equivale a 10%, añadió. 

"Por ello, la economía no sufrirá un fuerte derrumbe; ahora se trata de mantener a las empresas afectadas por la crisis en buena forma", dijo Grimm a la agencia de noticias DPA.

La experta consideró justificado el gasto de miles de millones de euros en el programa de ayuda lanzado por el Gobierno federal y los estados federados.

La economista Katharina Utermöhl, del Grupo Allianz en Fráncfort, coincidió en que el cierre parcial ordenado por el Gobierno por la segunda ola de Covid-19 tendrá solo una ligera consecuencia negativa, que se registraría también para el mercado laboral. 

Según la experta, la recuperación económica recién llegará el año próximo cuando una cantidad suficiente de personas haya sido vacunada contra el Covid-19: prevé una retracción del producto bruto interno (PBI) de 6% para este año y una recuperación de sólo 2,5% para 2021.

"Recién se puede esperar un fuerte viento de cola para mediados del año próximo, cuando una gran proporción de la población en riesgo ya haya sido vacunada", pronosticó. 

"El producto interno bruto se reducirá de nuevo por esta nueva cuarentena parcial, pero mucho menos que en la primavera (boreal)", subrayó por su parte Fritzi Köhler Geib, economista jefe del grupo financiero estatal KfW.

"El número de desempleados podría aumentar unos 100.000 como resultado del cierre de las plantas, y el número de trabajadores a jornada reducida podría crecer temporalmente en hasta medio millón", dijo.

Marc Schattenberg, economista del Deutsche Bank, prevé en tanto un fuerte crecimiento económico de 4,5% para 2021.

El especialista también considera que la llegada de la vacuna contra el coronavirus será decisiva; sin embargo, advirtió que "no se puede hablar del habitual resurgimiento otoñal este año". (Télam)