El Producto Bruto Interno (PBI) de los 19 países de la zona del Euro sólo se incrementó 0,2% en el primer trimestre del año, mientras que la inflación en el área marcó nuevamente un récord histórico al situarse en un 7,5% anual en abril, informó hoy la Oficina Europea de Estadística (Eurostat).

Afectada, al igual que Estados Unidos cuya economía se contrajo 1,4% durante el mismo periodo, por los efectos de la guerra entre Rusia y Ucrania la economía europea se estancó durante el comienzo del año y sólo avanzó 0,2% (0,4% si se tienen en cuenta los 27 países de la Unión Europea), luego de rebotar con un sólido 5,2% durante 2021.

La cifra trimestral continúa la tendencia de los últimos tres meses de 2021, donde la Eurozona, afectada en este entonces por los rebrotes de la variante Ómicron, sólo avanzó 0,3%.

Detrás del número se encuentran panoramas disimiles entre los países con una contracción en Italia (-0,2%), estancamiento en Francia (0%) y un crecimiento menor al esperado en España (+0,3%).

En tanto, Alemania, la principal economía europea, evitó por poco una recesión con un avance del 0,2%.

Por su parte, países como Portugal, Austria y Letonia crecieron 2,6%, 2,5%, 2,1% en la comparación trimestral; mientras que, además de Italia, Suecia cayó 0,4%.

A los problemas en las cadenas de suministro que afectan la producción en el área, se suma la inflación cuyo número en la Eurozona alcanzó un récord histórico de 7,5% anual, una décima más que en marzo, con la inflación base (que excluye los componentes volátiles de la energía y los alimentos) situándose en 3,5%, reportó Eurostat y consignaron las agencias Bloomberg, DPA y AFP.

El índice fue liderado por la energía (38%), alimentos, alcohol y tabaco (6,4%), y los bienes industriales no energéticos (3,8%).

En el caso francés, luego de un fuerte avance de la economía de 0,8% en el ultimo trimestre de 2022, el país galo sufre las consecuencias de una inflación récord desde 1985 que marcó en abril un 4,8% y un consumo hogareño que se retrotrajo 1,3% en marzo.

Por su parte en España, la economía sólo creció 0,3%, la mitad de lo previsto por los economistas, afectada por una caída en el consumo; y el Gobierno recortó hoy su estimación de crecimiento anual de 7% a 4,3%.

La inflación posiblemente haya llegado a un pico ya que se situó en 8,3% en abril frente al 9,8% de marzo, con la ayuda de una merma en los valores de la energía, uno de los grandes motorizadores de la inflación en Europa junto con los alimentos.

Por otro lado, en Italia la caída en la economía del 0,2% se vio motivada por un retroceso de los servicios y la estacionalidad de la industria, pese a que hubo un avance de la agricultura, silvicultura y pesca.

Sin embargo, al igual que en España, la inflación también muestra signos de ralentización luego de nueve meses al alza, con un dato anual de 6,2% a comparación del 6,5% del mes precedente ayudada por un menor aumento de los precios energéticos (42,4% anual contra 50,9% de marzo), aunque, en otro punto de semejanza con el país ibérico, con una aceleración de los alimentos (6% contra 5% de marzo).

Por su parte, en Alemania el PBI marcó un tenue crecimiento de 0,2%, salvando al país de la recesión, ya que en el ultimo trimestre de 2021 cayó 0,3%, aunque "la guerra en Ucrania influye de manera creciente en la coyuntura", según el instituto de estadísticas Destatis.

El país también sufre con creces, al ser el más industrializado de Europa y uno de los más dependientes del gas ruso, los problemas en las cadenas de suministro por los confinamientos en China y la posibilidad de un corte o embargo hacia el Kremlin.

Frente a la inflación generalizada que más que triplica la meta tradicional del 2% anual, el Banco Central Europeo (BCE) se prepara para su primer aumento de tasas de interés en más de diez años (actualmente se ubican en mínimos cercanos a cero), el cual está previsto para tan pronto como a mitades de este año, además de finalizar su programa de compra de bonos.

Pese a la incertidumbre económica, el BCE reiteró en sucesivas oportunidades que no existe la posibilidad de una recesión, aunque según analistas de Capital Economics y ING se espera que Europa caiga en recesión en el segundo trimestre. (Télam)