Por un mayor impacto de la pandemia de coronavirus, la demanda de energía cayó 11,3% en abril último con relación a marzo, según un informe privado divulgado hoy. Si se compara con abril de 2020, cuando impactó a pleno la cuarentena en medio de la primera ola de coronavirus, la demanda subió 14,9% el mes pasado

El dato surge de un reporte elaborado por Regional Investment Consulting (RICSA), que sigue el día a día de la evolución energética en la Argentina. Esta disminución intermensual fue causada en mayor medida por el sector residencial (18%), seguido por los comercios (8%) y la industria (4%). El Monitor Energético de RICSA indicó que la demanda total "disminuyó en abril considerablemente a 9,81 TWh (teravatios por hora)". El teravatio-hora es una unidad de potencia equivalente a un billón de vatios-hora (1012 Wh)

Este indicador se utiliza para conocer el índice de producción de energía eléctrica de un país. La generación tuvo un comportamiento similar, con la disminución a 10,1 TWh, un 11,8% intermensual

La energía nuclear y la hidroeléctrica tuvieron la mayor caída, con una disminución del 25,3% y 25,1%, respectivamente

Le siguieron la térmica, con una caída del 8,7%, y las renovables, con 1,8%. Las renovables tuvieron su mayor impacto en el rubro "minihidro", con una disminución del 14,3% mensual, seguida de la "solar", en un 9,6%

Por otro lado, la generación por "biomasa" y "biogas", en conjunto aumentaron 1,1%, al igual que la "eólica". JC/OM NA