La Balanza de Pagos cerró el año pasado con un superávit de US$ 2.985 millones, que revirtió el déficit de US$ 3.997 millones del 2019, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El organismo dio a conocer el resultado de la Balanza de Pagos, un estado contable en el que analiza los movimientos de los bienes, servicios y del sector financiero, con el exterior.

En ese marco, la deuda externa bruta alcanzó a finales del año pasado a US$ 271.505 millones, por debajo de los US$ 277.648 millones del cierre del 2019.

El Indec también informó que la Posición de Inversión Internacional, es decir, el dinero que los argentinos tienen en el exterior o en dólares, pero fuera del circuito bancario, alcanzó los US$ 122.482 millones, por sobre los US$ 117.579 millones de finales del 2019.

El Ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró a principio de mes, que con las regulaciones “el objetivo es evitar que haya movimientos de capitales que entran a tener retornos de corto plazo, especulativos, que no buscan meterse en la economía real de una forma más permanente”.

Hasta no alcanzar una estabilidad económica y financiera “no va a haber alternativa a mantener los controles de capitales por un tiempo. Es un esquema transitorio, más bien defensivo, pero que tiene que ver con la situación en la cual se dejó a la economía argentina por los 4 años previos, en los que hubo una entrada de capitales especulativos muy fuerte”. (Télam)