La Cuenta Corriente cerró el segundo trimestre de año con un déficit de US$ 894 millones, lo que revirtió el superávit de US$ 2.536 millones de abril-junio de 2021, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

El resultado de la Balanza de Pagos reúne todos los movimientos comerciales, financieros y de servicios entre la Argentina y el exterior.

En este marco, el Indec dio cuenta que la deuda externa bruta se ubicó en US$ 274.837 millones al término del segundo trimestre de este año, por sobre los US$ 269.158 millones de igual período de 2021.

Sin embargo, este nivel de US$ 274.837 millones se ubicó US$ 567 millones por debajo de los US$ 265.604 de fines de diciembre, debido a los pagos que realizó el Gobierno Nacional y el Banco Central, informó el Indec.

El 97% de la deuda externa a valor nominal está nominada en moneda extranjera (la mayor proporción, 66%, en dólares).

El Indec estimó también que el dinero o inversiones que los argentinos tienen en el exterior o en otra divisa que no sea el peso ascendían a US$ 308.111 millones a fines de junio.

Del total de activos financieros externos, US$ 111.239 millones corresponde a inversión directa; 59.382 millones a inversión de cartera; US$ 137.880 millones, a otra inversión (constituida fundamentalmente por moneda y depósitos); y US$ 310 millones, a derivados financieros.

Por su parte, la Balanza de Pagos reflejó un déficit de Cuenta Corriente de US$ 444 millones al cierre del primer trimestre del año, lo que marcó un fuerte recorte respecto a los US$ 3.544 millones de enero-marzo de 2019. (Télam)