La construcción del gasoducto Néstor Kirchner, que unirá la formación neuquina de Vaca Muerta con el centro del país y cuyo inicio se estima para el mes próximo, generará aproximadamente 6.000 puestos de trabajo directos e indirectos, afirmó hoy la directora del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), María de los Ángeles Sacnun.

"La obra no solamente impacta en la balanza comercial sino también en el desarrollo regional y en la generación de empleo, y podemos decir que la inversión de por sí, generará entre empleos directos e indirectos alrededor de 6.000 puestos de trabajo", precisó la directora del BICE a la radio AM 750.

Asimismo, Sacnun indicó que "todo el proceso licitatorio ya está en marcha", y estimó que "en junio estaría iniciándose la obra", cuyo primer tramo -desde la localidad de Tratayén, en Neuquén, a Saliqueló, en Buenos Aires- estaría finalizado a tiempo para el invierno de 2023.

"Es una decisión política que está en marcha y que tiene recursos y fondos para retomar un proyecto energético al servicio del desarrollo nacional", enfatizó la funcionaria, quien valoró la obra como un paso para que el BICE "en algún momento se convierta en una banca de desarrollo".

Alberto Fernández

Asimismo, destacó que el proyecto no solamente será financiado con fondos del Tesoro Nacional sino también con parte de lo recaudado a través del Aporte Solidario y Extraordinario de las grandes fortunas.

El pasado viernes Energía Argentina (Enarsa) y el BICE firmaron el contrato que conforma el fideicomiso del Fondo de Desarrollo Gasífero Argentino (Fondesgas) que administrará los bienes que se utilizarán para la construcción del gasoducto, mientras que a principios de mayo se concedió a Tenaris el abastecimiento de cañerías.

De esta forma, se cumplió con lo dispuesto por el decreto 76/2022 de febrero último que encomienda a Enarsa (Ieasa en ese entonces) la construcción del gasoducto y la concesión de transporte, además de ser el fiduciante del Fondesgas, fondo en donde el BICE actuará como fiduciario.

Gasoducto

El proyecto del gasoducto Néstor Kirchner, en su primera etapa, permitirá ampliar en un 25% la capacidad del sistema de transporte de gas natural, por un total de 24 millones de metros cúbicos (m3) de gas diarios, lo cual permitirá reemplazar la importación de combustibles.

En ese sentido, de acuerdo con estimaciones del Ente Regulador del Gas (Enargas), se prevé un ahorro "en el corto plazo" en subsidios por US$ 1.000 millones anuales, a la vez que generará un impacto positivo en la balanza comercial energética por alrededor de US$ 1.800 millones.

Sacnun cuestionó que durante la administración del expresidente Mauricio Macri la obra "fue paralizada".

"Instalaron un relato de que Argentina era exportadora de gas, pero Argentina exportaba porque se había derramado el consumo no sólo residencial sino fundamentalmente industrial, con una pérdida de entre 2.500 y 2.600 usuarios industriales", dijo la directora del BICE. (Télam)