Funcionarios, diplomáticos, catedráticos y empresarios debatieron hoy sobre cómo mejorar la situación del sector a partir de las exportaciones, en la 26° Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina (UIA).

El canciller Felipe Solá aseguró que la estrategia del Gobierno "va a ser siempre la que necesite la industria argentina exportadora en su conjunto".

"Vamos a mantener presencia en mercados consolidados, pero también aprovechando las ventajas competitivas de los mercados más dinámicos", completó.

Por su parte, Anabella Busso, investigadora del Conicet y Profesora Titular Política Internacional y Política Internacional Latinoamericana (UNR), consideró que "para que un país sea exitoso en sus exportaciones debe tener una política comercial internacional".

"Para poder implementarlo es necesario superar dos vallas político-sociales: la disminución de los niveles de polarización social y política y poder otorgarle una real impronta federal a las políticas", añadió.

Por su parte, Helga Yasci, de la empresa Essen Aluminios, sostuvo que "es importante garantizar la calidad del producto y estar en un proceso constante de innovación".

En tanto, María del Carmen Squeff. embajadora argentina ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), planteó la necesidad de "promover la cooperación internacional y el cooperativismo; Argentina ha tenido y sigue teniendo un papel proactivo en los foros internacionales en que participa".

A su turno, Robson Braga de Andrade. presidente de la Confederação Nacional da Indústria (CNI), afirmó: "Hemos trabajado mucho con la industria brasileña para que nuestros acuerdos internacionales se expandan".

"Debatiendo con Argentina, Uruguay y Paraguay, en grupo, trabajando de forma que esos acuerdos puedan favorecen a todo el bloque del Mercosur", completó.

En otro orden, Daniela Rozenbaum, coordinadora CEU-UIA y economista especializada en análisis macroeconómico y desarrollo productivo, resaltó que en 2020, a la pandemia "se le sumó mucha volatilidad macroeconómica luego de dos años de fuertes caídas en la actividad".

"La macro determina de cierta forma si la industria es o no competitiva, a través del tipo de cambio, acceso al crédito, tasa de interés, costos tributarios; todo esto en un contexto internacional complejo", añadió.

Para Emmanuel Álvarez Agis, director de la Consultora PxQ y exviceministro de Economía de la Nación, "2021 va a ser un año de transición, sobre todo porque hay cuestiones que no tienen que ver con política económica".

"Va a ser necesario tomar en cuenta dos factores: la tardanza de la vacuna y si hay o no una segunda ola de contagios. Más allá de la preocupación, los indicadores adelantados de noviembre muestran que la economía comenzó a recuperarse", amplió.

Finalmente, Martín Redrado, director de Fundación Capital y expresidente del BCRA, afirmó que "no podemos ver la política monetaria aislada de la política fiscal o de la política financiera; cuando se piensa en una política impositiva también se tiene que tener en consideración el impacto en el consumo, las capacidades productivas, la capacidad de exportar". (Télam)