La Comisión Nacional de Valores (CNV) firmó hoy un memorando de entendimiento con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) para incrementar las actividades en el ámbito del desarrollo del financiamiento con impacto social en el mercado de capitales.

El acuerdo fue suscrito por el presidente de la CNV, Adrián Cosentino, el vicepresidente, Sebastián Negri, y Claudio Tomasi, representante residente del PNUD en Argentina, en un acto celebrado en el organismo público y seguido virtualmente por invitados de distintos sectores.

También estuvieron presentes los miembros del directorio de la CNV, Mónica Erpen, Matías Isasa y Martín Breinlinger, y el subsecretario de Servicios Financieros, Leandro Toriano.

Esta iniciativa, la primera que firma la CNV con un programa o fondo de las Naciones Unidas, prevé trabajar en una mesa o laboratorio orientada al desarrollo del financiamiento con impacto en el cual se identificarán potenciales beneficiarios y actores estratégicos.

También se planificarán políticas de financiamiento o apoyo con el desarrollo de instrumentos de capacitación, educación y soporte para emisiones; se monitorearán estrategias y se propiciarán las tareas de vinculación con partes involucradas en el proceso.

Al mismo tiempo se trabajará en articulación con el Pacto Global en Argentina para fomentar la sensibilización de ejecutivos empresariales y la participación de empresas y otras organizaciones interesadas en el desarrollo sostenible en las estrategias implementadas.

Cosentino puso de manifiesto “la enorme expectativa con este acuerdo, con el cual se abre un campo de trabajo”, en un contexto donde “hay muchísimo por hacer y es una estrategia promover el mercado de capitales”.

El titular del PNUD remarcó que se trata de "una temática de la inclusión financiera y financiación inclusiva, verde, sostenible y social; lo cual es clave para nuestro presente y muy urgente para el futuro”.

Explicó que, por primera vez desde 1990, y debido a la pandemia, en el informe del organismo hay un retroceso en el índice de desarrollo. La crisis actual significa también “una oportunidad de transformar a los inversionistas en una dirección de inclusión” y la creación de empleo “en forma articulada entre los estados, la cooperación internacional y el sector privado”.

(Télam)