La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) pidió, a través de una solicitada, que “a partir del 15 de noviembre”, luego de las próximas elecciones legislativas generales, “la dirigencia de todos los espacios políticos, sindicales y empresariales contribuya a dar solución” y poner en agenda la situación de las pymes.

De esta forma, la solicitada firmada por el presidente de la CAME, Alfredo González, y el secretario general, Ricardo Diab, sostuvo que “las pymes son las sostenedoras del mayor empleo genuino generado en el país, y requieren de manera urgente la puesta en marcha de acciones eficaces que permitan dejar atrás un largo período de mera subsistencia para retomar el camino de generación de riqueza”.

“De manera ineludible, a partir del 15 de noviembre la dirigencia de todos los espacios políticos, sindicales y empresariales deberá hacer su contribución en la solución de temas sensibles que no pueden esperar”, expresaron.

En esa línea, las autoridades de la CAME argumentaron también que “las próximas elecciones generales del 14 de noviembre implicarán en los hechos una nueva conformación del Congreso de la Nación que deberá llevar adelante, junto al Poder Ejecutivo, la implementación de políticas eficaces que le permitan a la Argentina corregir serios desequilibrios económicos y sociales para recrear un sendero de crecimiento sostenido que incluya a todos sus ciudadanos”.

“Cualquier consenso que se busque llevar a cabo a partir del 15 de noviembre entre las fuerzas productivas, sociales y políticas de la Argentina requerirá de gestos de amplitud, compromiso y esfuerzo colectivo si lo que se pretende es evitar la profundización de los niveles de pobreza, recesión y desinversión en el país”, indicaron.

Los ejes de la solicitada tratan sobre la presión tributaria, y desde la entidad demandan “rediseñar un esquema tributario que permita el crecimiento y desarrollo de las pymes sin por ello desfinanciar al Estado, consolidando un sistema progresivo y reduciendo la carga impositiva vinculada tanto a la generación de empleo como la que recae sobre los trabajadores”.

Click to enlarge
A fallback.

Además, pidieron mayor acceso al crédito bancario, con tasas y plazos que permita al sector financiarse y reinvertir; incentivos especiales para la promoción del empleo en las pymes; un programa de incentivo amplio con carácter federal que integre a las distintas regiones del país; y “poner en marcha un plan de incentivos al consumo que permita restablecer el círculo virtuoso del mercado interno, apuntalando a las pequeñas y medianas industrias, comercios y prestadoras de servicios en un esquema de promoción de productos nacionales y regionales”.

Asimismo, solicitaron “balizar un camino de estabilización en materia de precios, entendiendo que los principales perjudicados por la inflación son los sectores vulnerables y las pequeñas y medianas empresas, por lo que trabajar en la ampliación de la oferta y evitar la consolidación de monopolios es una tarea inexorable”.

Finalmente, se refirieron a la negociación de la deuda argentina y pidieron “establecer parámetros sustentables para la negociación de la deuda argentina de manera que, sin incumplir los compromisos asumidos por el Estado nacional, cualquier programa de pago de capitales e intereses no termine por asfixiar la alicaída economía nacional”.

La CAME representa a 1.491 federaciones, cámaras, centros y uniones de la Industria y los Parques Industriales, el Comercio y los Servicios, el Turismo, las Economías Regionales, la Construcción, y agrupan a más de 600.000 empresas pymes. (Télam)