La Cámara Arbitral de Cereales (CAC) de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ratificó hoy la validez del procedimiento para fijar los precios de pizarra del maíz, aunque las exportadoras confirmaron la decisión de no contemplar ese mecanismo y operar en el mercado con valores propios, informaron fuentes del sector.

Tras la decisión anunciada a los operadores del mercado de granos el miércoles pasado por parte de Cargill y ADM, dos jugadoras relevantes en el sector, de no tener en cuenta los precios de pizarra para las operaciones con maíz, la CAC reunió hoy a todos los sectores con el propósito de calmar las aguas.

La noticia causó preocupación en la Bolsa de Rosario, al considerar que dos exportadoras ponían en cuestión el mecanismo de fijación de precio que rige en la actividad.

En el encuentro de hoy, realizado en el edificio de la Cámara Arbitral en esta ciudad santafesina, las partes buscaron una salida que luce salomónica.

A través de un comunicado, la CAC señaló que “todos los sectores ratificaron en forma unánime su voluntad de activa participación institucional, a fin de continuar en la tarea emprendida hace 123 años en pos de la transparencia y fortalecimiento de los mercados institucionalizados”, una señal de que "no se rompe” el mercado de granos.

Además, el comunicado destacó que “los sectores ratificaron en forma unánime que los precios de pizarra definidos diariamente lo han sido con la profesionalidad y el respeto a las normas vigentes”, párrafo que valida el mecanismo institucional, sin ponerlo en tela de juicio.

Pero, a la vez, el comunicado puntualizó que las empresas no están “obligadas” a utilizarlo en sus operaciones, como adelantaron Cargill y ADM a los operadores.

“En lo referido a la trascendencia pública que han tenido las decisiones eminentemente comerciales tomadas por algunas empresas compradoras, el plenario de la Cámara Arbitral coincidió en la importancia de recordar que, tal como lo determina el art 3° del Decreto 1058/99, los precios de pizarra tienen carácter orientativo, ‘no siendo obligatorios para las partes en ningún segmento de la comercialización, salvo pacto expreso en contrario”, se expresó.

El conflicto se desató el miércoles cuando la exportadora Cargill informó a los operadores del mercado de granos, vía Whatsapp, que dejaría de utilizar el precio de "pizarra” de la BCR como valor de referencia.

“Informamos que a partir de hoy para cualquier negocio nuevo de maíz, el precio va a ser por Mercado Cargill”, informó a los operadores del mercado el gigante cerealero.

El mismo día, otro jugador importante en el mercado de granos, la norteamericana ADM, comunicó algo similar a corredores, productores y acopiadores.

La reacción del mercado se conoció a través del presidente de la Bolsa de Rosario, Miguel Simioni, quien el mismo miércoles dijo estar “muy preocupado por lo que está ocurriendo con la pizarra”.

Entonces, agregó que todos los actores deben “cuidar la institucionalidad del mercado” y la CEC convocó a una reunión multisectorial que se realizó este mediodía en sus instalaciones de la ciudad de Rosario.

En la Cámara Arbitral convergen, con diferentes representaciones, exportadores, aceiteros, la industria molinera, cooperativas, corredores y productores.

El motivo para desconocer el precio de pizarra por parte de las dos exportadoras, proceso institucionalizado desde hace décadas como referencia del mercado, estuvo fundado en “la libertad de comercio” para determinar el valor de compra de maíz, en un contexto de profunda sequía en la zona núcleo que reduce las expectativas de la cosecha.

De ese modo, la escasez presionará hacia arriba sobre el precio del maíz disponible, y las exportadoras quieren acordar en forma particular con los vendedores, al considerar que el valor de pizarra “está inflado”.

El problema se centra en los contrato bajo la modalidad de precio a “fijar”, cuya fijación se realiza en relación al valor diario de “pizarra” elaborado por el BCR.

Por su parte, productores y acopiadores especulan con un mejor precio del maíz debido a la reducida demanda, y esperan un mejor precio para sus stocks, dijeron a Télam fuentes del mercado.

En esa línea también incidió, según las fuentes mencionadas, el denominado “dólar soja” que mejoró el precio de venta –con un dólar establecido por el Gobierno en $200- durante los dos períodos en que se aplicó, en septiembre y noviembre pasados.

En el comunicado difundido hoy por la Cámara Arbitral de Cereales se hace referencia a ambos tópicos, la sequía y la intervención oficial en el mercado por medio de un tipo de cambio especial y temporario para la liquidación de soja.

“Expresando además que las particulares circunstancias impuestas por la grave situación climática actual, la peor sequía en los últimos 35 años, sumada a las regulaciones en el mercado y los cambios continuos en la comercialización de granos, hacen necesario que la Cámara continúe con la permanente actualización de las metodologías a ser aplicadas”, sostiene el texto de la Bolsa de Comercio local. (Télam)