La Auditoría General de la Nación (AGN) consideró hoy que "no existió una estrategia de financiamiento que justificara este tipo de emisiones" en referencia a la colocación del denominado Bono del Sigo -Bono a 100 años- durante el gobierno de Mauricio Macri, al advertir que antes de esa colocación "recibieron más de 25 ofertas alternativas de financiamiento" que no fueron analizadas.

En un encuentro realizado hoy en la sede del organismo, la AGN llevó a cabo un examen especial denominado Impacto y Gestión de la emisión del “Bono del Siglo” en el ámbito del ex Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas, conducido por entonces por Luis Caputo.

El período auditado abarcó entre 2017 y 2020.

El Colegio de Auditores sesionó con la presencia de su titular, Jesús Rodríguez, y los auditores generales María Graciela de la Rosa, Javier Fernández, Juan Ignacio Forlón, Gabriel Mihura Estrada, Miguel Pichetto y Alejandro Nieva.

En un comunicado, la AGN sostuvo que "no existió una estrategia de financiamiento que justificara este tipo de emisiones" y que a pesar de haber recibido 25 alternativas de financiamiento, "se optó por una opción que no había sido presentada con anterioridad por ninguno de los bancos asesores y se adoptó un mecanismo de rescate anticipado de imposible aplicación".

Asimismo, el organismo resaltó que "se cobraron comisiones superiores al promedio para operaciones similares; se permitió participar de la operación a un fondo de inversión creado por el entonces ministro de Finanzas que diseñó el instrumento de endeudamiento; y se colocó el título bajo el par, recibiendo la Argentina solo USS 2.470,94 millones en vez de los US$ 2.750 millones emitidos".

Respecto al impacto del bono, la AGN postuló que "Argentina fijó por 100 años una tasa de endeudamiento del 7,917% USS 2.750 millones; sin posibilidades de rescate anticipado en caso de que las condiciones internaciones cambiaran, producto de impracticables cláusulas incorporadas en el prospecto de emisión".

Asimismo, "desde el punto de vista del inversor, el bono a 100 años otorgaba una Tasa Interna de Retorno (TIR) del 7,917% por un siglo. Esto es, que en 13 años de plazo se recuperara la inversión inicial y 87 años eran ganancias netas".

El Bono a 100 años fue incluido en la reestructuración de la deuda que concluyó en agosto del año pasado y, como resultado de la renegociación, se obtuvo una quita de capital (3%) y una importante reducción de intereses, pasando de una tasa de 7,1% a una tasa promedio de 2,9%.

(Télam)