La Asociación Civil Sumatoria colocó hoy un bono social por $30 millones que se destinarán a organizaciones que brindan inclusión financiera sin acceso al crédito y emprendimientos de triple impacto, entre otras acciones de impacto social

"La colocación de Obligaciones Negociables Garantizadas Clase I y II fue por $ 30.000.000 en total, con ofertas que casi duplicaron el monto ofrecido y una tasa de interés fija del 30% anual para la Serie I y Badlar 0% para la Serie II, demostrando así el interés y compromiso de los inversores por este tipo de emisiones con fuerte impacto social", informó la Comisión Nacional de Valores (CNV) en un comunicado.

La emisión, que cuenta con el aval del Banco Comafi SA, estará listada en el panel de bonos SVS de Bolsas y Mercados Argentinos (ByMA) y el Mercado Abierto Electrónico (MAE).

La Universidad Tres de Febrero, como Agente de Calificación de Riesgo, fue la encargada de otorgar la etiqueta de bono social BS2, tras comprobar que se alinea con los cuatro componentes de los previstos por la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA, por su sigla en inglés).

Los fondos captados en el mercado serán destinados a organizaciones que brindan inclusión financiera a personas sin acceso al crédito, emprendimientos de triple impacto, apoyo al trabajo de personas con discapacidad, desarrollo local y productivo en territorios aislados del país.

También incluye unidades productivas conformadas por personas liberadas, proyectos sociales que apoyan la mejora de las viviendas en barrios populares, escuela de sustentabilidad, y economía circular y reciclado.

Click to enlarge
A fallback.

“Nos resulta imprescindible conseguir recursos del mercado de capitales para que, combinado con otros provenientes de la filantropía tradicional, podamos generar un financiamiento accesible y al servicio del bien común”, señaló Matías Kelly, fundador de Sumatoria.

Por su parte, la directora de la CNV, Mónica Erpen, recordó que "en el otoño de 2020, en medio de la pandemia, entendimos que el financiamiento tenía que llegar a todo el país y a las capas sociales más golpeadas por la crisis”.

Un Techo para Argentina, organización sin fines de lucro, fue la primera asociación civil con etiquetado social que consiguió $18 millones en octubre pasado, con el objetivo de construir una fábrica social.

Esta segunda emisión, que hoy concreta exitosamente Sumatoria, es la confirmación de que hay inversores dispuestos a evaluar no sólo la rentabilidad de una inversión sino el impacto social y ambiental que genera. (Télam)