El secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Jorge Neme, y el jefe de gabinete de la Cancillería, Guillermo Justo Chaves, analizaron hoy con los embajadores argentinos en los países escandinavos cómo profundizar los lazos económicos, políticos y culturales con esa región.

En una videoconferencia, de la que participaron las embajadoras en Noruega, Betina Pasquali -también a cargo de la representación en Islandia-; y Suecia, Clara Biglieri; y los embajadores en Dinamarca, Conrado Solari Yrigoyen; y Finlandia, Sergio Baur, se trazó un detallado panorama de la agenda común.

Chaves afirmó que la Argentina busca “relanzar la relación con esta región; hay diferencias entre ellos, algunos pertenecen a la Unión Europea y otros no, y eso genera diversas posibilidades comerciales, pero comparten cultura, una geografía, y una forma social y política que nuestro Gobierno admira, porque apuntan al igualitarismo, a la diversificación de su matriz económica y al desarrollo de la ciencia y la tecnología”.

Acompañado también por el subsecretario de Política Exterior, Gustavo Dzugala, Chaves sostuvo que “es una prioridad profundizar la cooperación frente a la pandemia, para seguir cuidando la vida y la salud de los argentinos, algo que es prioridad para el gobierno del presidente Alberto Fernández”.

Por su parte, Neme señaló que se debe lograr “una mayor presencia y un mejor posicionamiento de la marca argentina en la región, trabajando en la promoción de productos y negocios de Argentina, tanto en agroalimentos como en sectores donde el país viene destacándose en los últimos años. Por eso se debe buscar joint ventures en informática, software y comunicación”.

El secretario destacó a las empresas de la región escandinava “que hace años están radicadas en la Argentina, y saben que con el país se pueden hacer negocios, a pesar de la pandemia y los vaivenes económicos, y deben servir como ejemplos para atraer más inversiones productivas desde allí”.

En ese sentido, mencionó a Scania, empresa sueca radicada en Tucumán hace 45 años, con una línea de producción de última generación.

Funcionarios y embajadores coincidieron en la necesidad de dar un fuerte impulso a la relación comercial con estas economías que tienen grandes volúmenes de importaciones, sobre todo de alimentos, y que representan oportunidades claras para la Argentina, y acordaron establecer acciones concretas de promoción comercial con el objetivo de incrementar y diversificar las exportaciones de nuestro país hacia esos mercados, al tiempo que se debe equilibrar y aumentar el comercio recíproco.

Por otra parte, resaltaron la cooperación que la Argentina desarrolla con estos países en temas como derechos humanos, Antártida, cambio climático, temas de género, multilateralismo, energías renovables y ciencia y tecnología, y pusieron de relieve que se debe incrementar el trabajo conjunto con esta región frente a la pandemia de Covid-19. (Télam)