La Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) realizó un nuevo operativo, el tercero de esta semana, sobre una empresa dedicada a la "minería" de criptomonedas, con irregularidades impositivas.

En esta ocasión, el organismo conducido por Carlos Castagneto detectó una firma en la localidad bonaerense de Lisandro Olmos –a pocos kilómetros de La Plata- que funcionaba en un predio declarado para otros fines comerciales, y cuya documentación no pudo justificar los elementos allí encontradas.

A partir de una serie de verificaciones, “se pudo determinar la existencia de la explotación dentro de un establecimiento vinculado a otra firma que declara realizar actividades distintas a las halladas durante la fiscalización, pero que servía de 'pantalla' para justificar el consumo de energía eléctrica, encubriendo de tal forma la realidad económica del lugar”, informó la AFIP en un comunicado.

Asimismo, se detectó que la sociedad investigada, de reciente constitución, “no contaría con el respaldo patrimonial suficiente para la adquisición de las máquinas inventariadas”.

La minería de criptomonedas es el proceso mediante el cual se validan las transacciones dentro de una blockchain -red a través de la cual circula una criptomoneda- y, para hacerlo, los "mineros" conectan sus computadoras con placas de video de alta velocidad que resuelven complejos cálculos matemáticos con los que se garantiza la seguridad de las operaciones dentro de esa red.

Todo este procedimiento requiere de un gran consumo de energía eléctrica y la AFIP comprobó que, tanto las boletas relativas a la conexión como el consumo de la misma, se encontraban facturados a nombre de un tercero.

En el operativo –realizado de forma conjunta entre el personal de la Dirección General Impositiva (DGI) y de la Dirección General de Aduanas (DGA) de la Dirección Regional La Plata- se realizaron tareas de relevamientos de equipos y documentación.

El minado de la firma era de tal magnitud que se encontraron en funcionamiento 142 computadoras conformadas por 1.355 placas de video para realizar el proceso de minado.

La investigación buscó “verificar la correcta declaración de los activos, el origen de fondos para su adquisición, los ingresos derivados de la actividad e identificar las billeteras virtuales donde se depositan las recompensas de las distintas criptomonedas y sus beneficiarios”, agregó la AFIP.

Se trató del tercer procedimiento en la historia de la AFIP enfocado en la detección de granjas clandestinas de minado de criptomonedas.

Los otros dos operativos, realizados esta semana, desarticularon dos granjas de minería operadas por monotributos en la provincia de Córdoba –una de ellas con ingresos no declarados por US$ 217.000-, y otra en la provincia de San Juan localizada de forma oculta en una cámara equipada para refrigeración en la cual, supuestamente, se almacenaba fruta. (Télam)