La Dirección General de Aduanas (DGA) clausuró dos locales que comercializaban indumentaria y accesorios deportivos importados de manera irregular, por carecer de la intervención aduanera correspondiente.

Los operativos fueron realizados a partir de cruces de información en locales ubicados en el barrio de Once y Retiro de la Ciudad de Buenos Aires, según se consignó en un comunicado.

Al respecto, el director de la Aduana, Guillermo Michel, expresó: “Necesitamos cuidar los dólares de los argentinos, proteger las reservas; darle confianza, fortaleza y credibilidad a nuestra moneda, y que nuestra industria no tenga que competir con mercadería importada de manera irregular".

“Adidas Argentina felicita a la Aduana por estas acciones, estos procedimientos tienen especial trascendencia en la época del Mundial ya que los falsificadores aprovechan para lucrar en forma ilegal con la pasión y el fervor que genera el fútbol”, manifestó por su parte Gustavo Giay, abogado externo de Adidas Argentina.

En ese mismo sentido, Enrique Caride, secretario ejecutivo de la Asociación Civil Antipiratería Argentina, dijo que “este tipo de operativos que lleva a cabo la Aduana son fundamentales para proteger la industria nacional y a los comerciantes; además de que ayudan a resaltar la importancia de concientizar al consumidor para que entienda que el comercio ilegal perjudica a toda la sociedad”.

Entre la ropa secuestrada se encuentran camisetas argentinas y de otros equipos de fútbol; shorts, camperas, ropa interior y guantes de boxeo, lo que suma un total de más de 3.500 artículos valuados en casi $ 30 millones, informó la Aduana en un comunicado.

El 80% de lo secuestrado es de origen extranjero, y el 20%, restante es mercadería falsificada fabricada en el país. (Télam)