El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, explicó hoy que el nuevo Régimen de Fomento de Inversiones para las Exportaciones consiste en "una flexibilización de las restricciones cambiarias para aquellas empresas que inviertan en la economía real montos importantes" en proyectos destinados a la venta de sus productos en el exterior.

"Veníamos de un verdadero colapso desde el punto de vista financiero, por toda la montaña de especulación y sobre endeudamiento, y el Gobierno anterior había dejado un montón de restricciones más conocidas como 'cepo cambiario'", recordó Kulfas en declaraciones a radio Diez.

Ahora, agregó el ministro, "seguimos desalentando la especulación financiera, pero para aquellos inversores en sectores como automotrices, petróleo y gas, minería, petroquímica, que quieren generar más exportaciones, hay una mayor flexibilidad en el acceso al mercado de cambios".

Kulfas dijo que es "un momento muy difícil", pero remarcó que "todas las semanas estamos viendo propuestas concretas de inversiones, de empresarios de todos los sectores y tamaños, tanto PyMEs como de grandes compañías".

El régimen de fomento a las inversiones, agregó, aportará "más dólares para ir de a poco mejorando este desbalance que nos dejó el Gobierno de (Mauricio) Macri".

Las automotrices, puso como ejemplo, "están todas con proyectos de inversiones que incluyen mucho más trabajo argentino, ya que el 40% de esos autos es de integración nacional e incorporan partes que se fabrican en el país".

Kulfas resaltó, por otra parte, que la industria automotriz y otras fueron "fuentes de detección temprana de la Covid-19, y gracias a sus políticas de testeo, protocolos y distanciamiento no hubo contagios dentro de las fábricas y se evitó que se siga propagando el coronavirus".

Por otra parte, sobre el nuevo esquema ideado para el impuesto a las Ganancias empresarias, el funcionario dijo que se trata de "retrotraer la reforma tributaria de Macri, que ha mostrado las limitaciones y el fracaso de la idea según la cual bajar impuestos iba a repercutir en más inversiones".

"Lo que buscamos, -detalló-, es un esquema de responsabilidad fiscal con una alícuota razonable, como la que había hasta antes de la reforma, y generar este incentivo para que las empresas más pequeñas, que tienen costos mayores, paguen no 35%, sino 25 o 30%, mientras las grandes vuelven a pagar 35%".

Kulfas dijo, en otro orden, que "la industria manufacturera tiene una proyección muy buena para este año, de 6 a 6,5% de crecimiento".

"Obviamente, esto lo vemos con cautela por la pandemia, pero el nivel de producción ya superó al del Gobierno anterior y ya van ocho meses consecutivos de creación de empleo en el sector industrial, algo que no se veía desde 2015", señaló el funcionario.

Indicó finalmente que "también hay un problema serio vinculado al coronavirus, que es el de la provisión de insumos internacionales, lo que ha generado problemas puntuales de abastecimiento, faltan algunos productos". (Télam)