La línea de tren de pasajeros que une la ciudad de Posadas, en la provincia de Misiones, con la de Encarnación en Paraguay, volverá a funcionar en breve tras reactivarse ayer el servicio de cargas entre ambas localidades, según indicó el Ministerio de Transporte.

El servicio había sido suspendido en marzo de 2020 tras el cierre de fronteras que había impuesto el Gobierno nacional por la irrupción de la pandemia de coronavirus.

El puente internacional San Roque González de Santa Cruz, que une de manera terrestre las ciudades de ambos países –y por donde circula la línea ferroviaria- fue reabierto para vehículos en octubre de 2021.

La reactivación de la línea –que fue inaugurada a fines de 2014 y se encuentra concesionada a la empresa Casimiro Zbikoski- será “en los próximos días” y para ello se encuentran trabajando conjuntamente Trenes Argentinos Operaciones, Ferrocarriles del Paraguay (Fepasa) y Belgrano Cargas y Logística (BCyL), según indicó la cartera conducida por Alexis Guerrera en un comunicado.

En ese marco, hoy se establecieron las nuevas tarifas mínima, máxima y de referencia que tendrá el servicio a través de la Resolución 589/2022 publicada en el Boletín Oficial.

La tarifa de referencia subirá de $114 a $264 (un incremento del 132%), mientras que las tarifas mínima y máxima pasarán de $56 y $171 a $132 y $397, respectivamente.

En los últimos días de operación del servicio el costo era de $170, por lo que se espera que el valor sea cercano a la nueva tarifa de referencia.

El viaje entre ambas localidades insume ocho minutos y, hasta su suspensión, contaba con 23 frecuencias diarias de lunes a viernes entre Argentina y Paraguay, y viceversa.

De esta forma, el tren de pasajeros se sumará al de cargas que volvió a funcionar ayer, tras estar suspendido por siete años.

La reactivación del tramo internacional, fruto del acuerdo entre Trenes Argentinos y Fepasa, permitirá el transporte de cargas desde y hacia Paraguay a través de la traza de la línea Urquiza que atraviesa las provincias de Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Buenos Aires, que suma un total de 1.500 kilómetros de vías operativas por las que se transportan piedra, raleo, cemento, pasta celulósica y cereal.

Se estima que el tramo inaugurado generará nuevos flujos de mercadería reduciendo tiempos y costos logísticos, como también brindará la posibilidad de que productores locales puedan exportar mercadería con valor agregado generando nuevas entradas de divisas. (Télam)