El Gobierno japonés anunció hoy su primera intervención en el mercado cambiario para poder sostener al yen, que se ha desplomado frente al dólar desde marzo último.

Se trata de la primera vez desde la crisis financiera asiática de 1998 que Japón hace este tipo de intervención en favor de su divisa, según informaron las agencias de noticias Bloomberg y AFP.

La devaluación de los últimos meses responde al propio encarecimiento del valor del dólar y a la inflación en Japón que en agosto marcó un 2,8% anual, el mayor nivel desde 2014 y, si se quitan los incrementos de impuestos al consumo, el más alto desde 1998.

La caída del valor de la moneda japonesa encarece las importaciones de alimentos y de energía, a las cuales tiene que recurrir Japón por no poseer en gran volumen dichos recursos.

Si bien Tokio ya intervino en 2011 en el mercado cambiario, lo hizo en el sentido inverso para devaluar su moneda frente al dólar y en forma coordinada con los demás países del G7.

Se trata de una acción inusual ya que Japón suele ser cuestionado por sus aliados comerciales por mantener una divisa débil para beneficiar a sus exportadores.

"Decidimos tomar acciones decisivas (en el mercado de cambios)", remarcó a un grupo de periodistas el ministro de Finanzas, Masato Kanda.

La medida fue adoptada después de que el dólar llegara a niveles frente a la divisa nipona que no se veían desde hace 24 años, tras la última suba de tasas de 0,75% que depuso ayer la Reserva Federal estadounidense (FED).

Ese mismo día, el Banco de Japón (BoJ) decidió, de forma inversa a otros bancos centrales, mantener sin cambios su política monetaria ultraacomodativa que incluye tasas de interés negativas de -0,1% para los depósitos que hacen los bancos en el instituto emisor, con el objetivo de que estos presten más.

Su gobernador, Haruhiko Kuroda, reafirmó ayer que no existen intenciones de que el banco central suba sus tasas en el corto plazo.

La intervención, por el momento, rindió efecto: tras cotizar a 146 yenes esta madrugada, el dólar se negociaba en el mediodía de Argentina a 142,21 yenes.

Según Alvin Tan, responsable de divisas en RBC Capital Markets, la medida del Ministerio de Finanzas japonés era esperada ya que ya había anunciado su intención de realizarla si se superaba el umbral de un dólar a 145 yenes.

Para algunos economistas, no obstante, esta medida es una solución temporal que solamente comprará tiempo.

“En el mejor de los casos, esto ralentizará el ritmo de devaluación. La misma, por si sola, es poco probable que altere la tendencia subyacente salvo que el Banco de Japón cambie su política monetaria o el dólar y los retornos del Tesoro estadounidense comiencen a caer”, explicó, Cristopher Wong de Oversea-Chinese Banking Corp. (Télam)