La problemática inflacionaria, la transición energética, el orden macroeconómico y las inversiones fueron los temas centrales que se abordaron esta mañana en el encuentro anual organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina (AmCham).

Esta agenda fue debatida, con matices, por los empresarios asistentes y los ministros de Economía, y de Desarrollo Productivo, Martín Guzmán y Matías Kulfas, respectivamente.

"Es necesario que anclemos expectativas" para bajar los niveles de inflación. "Acá no hay cuentos, esto es ver para creer, y para creer hay que hacer", señaló el ministro Guzmán ante una consulta puntual sobre la evolución de los precios.

Para Guzmán, la inflación es un "problema histórico" de la Argentina, impulsada por un conjunto de factores que provocan una economía "intranquila e inquieta".

En este sentido, instó a "atacar las múltiples causas" que la generan, porque de poco sirve el "cortoplacismo si después nos encontramos nuevamente con restricciones y nuevas crisis", indicó.

Al momento de referirse al capítulo inversiones, remarcó que la Argentina se encuentra en un momento "histórico", ante una "gran oportunidad que hay que aprovechar", particularmente en el sector energético.

Por su parte, el ministro Kulfas destacó la recuperación de la economía argentina, el crecimiento de las inversiones y aseguró que hay un sendero macroeconómico claro

"Ante la situación tan delicada que nos tocó en el inicio, agravada por la pandemia, hubo respuestas macroeconómicas sólidas, está claro hacia donde se va; recuperamos la política industrial, productiva. Estamos viviendo un escenario de inversiones importantes", aseguró el ministro.

Dijo que "la inversión privada en Argentina creció cerca de 30% en términos reales y comentó que desde que se inició el gobierno de Alberto Fernández en Argentina hubo más de 200 proyectos de inversión, algunos ya ejecutados o en ejecución, por 52 mil millones de dólares".

En este sentido, Kulfas afirmó que "está volando la inversión en energía, en minería, se ve a la Patagonia como un espacio importantísimo de inversión", como también está yendo bien "en el rubro alimenticio".

"Hoy tenemos un escenario industrial muy dinámico, esta industria argentina ha recuperado todo lo perdido en pandemia y está en un nivel superior al inicio de la crisis de 2018, podemos decir con orgullo que está de pie la industria argentina", subrayó.

Los empresarios coincidieron en destacar los sectores que revisten las mayores potencialidades para el país: energía, agroindustria y servicios.

La potencialidad de Vaca Muerta con una posibilidad de generar más de US$ 30.000 millones con explotar sólo el 50% de su potencial, y las energías limpias, donde el país ya se posicionó como cuarto productor mundial de litio, representan oportunidades en el sector energético.

En ese sentido, Daniel De Nigris, CEO de ExxonMobil Argentina, destacó que en Vaca Muerta ya se produce "arriba de 200.000 barriles por día de shale oil", un equivalente de un tercio de toda la producción en el país.

"Hay una oportunidad doméstica capturada y creo que la oportunidad ahora está en ver cómo hacemos que ésta sea una oportunidad de crecimiento sostenido de producción que nos permita aportar al mundo", apuntó el CEO de ExxonMobil.

Para ello, De Nigris afirmó que la clave está en mejorar la "evacuación" del gas y el petróleo al resto del país desde los centros de producción, para lo cual "se está trabajando a nivel industria y Gobierno".

En el mismo panel, junto con el CEO de la empresa energética, disertó Corina Arosteguy, directora ejecutiva de la consultora Accenture, quién destacó la "sensible mejora" registrada en la industria de servicios y su exportación, como producto de la "transformación digital y la adopción de nuevos hábitos culturales que aceleró la demanda de servicios en la región y donde Argentina no fue ajena".

Arosteguy subrayó que, tras tres años de caídas, el sector creció en 2021 con una exportación en el mercado formal de US$ 6.800 millones, que representó una expansión del 14% anual.

El área de servicios, asimismo, se consolidó como el tercer sector de la economía en creación de valor exportable, empleando a 454.000 trabajadores en el tercer trimestre de 2021, un máximo histórico.

No obstante, para Arosteguy, un desafío para el sector es la "brecha cambiaria" que provoca una fuga de talento, ya sea de profesionales trabajando localmente para empresas del exterior o que emigran.

"Eso hace que las empresas locales tengamos que revisitar las estrategias para atraer y retener ese talento. Muchas veces aumentamos salarios más allá de la inflación y por encima de la devaluación, y eso hace que los servicios cuando exportamos tengan incremento en dólares que es difícil de explicar para afuera", explicó la directora de Accenture.

Por último, Juan Farinati, presidente y CEO de Bayer Argentina, destacó la oportunidad que la guerra abrió para la agroindustria del país como "actor fundamental en la seguridad alimentaria mundial", y que Argentina podría ocupar el tercer lugar en producción de granos.

"Argentina es un país agraciado en recursos naturales y es referencia a nivel mundial en cuanto a nivel productividad", enfatizó Farinati, y subrayó que el país, al desarrollar la siembra directa, también presenta un "modelo sustentable".

(Télam)