La inflación en Brasil en mayo sufrió una desaceleración y fue del 0,47%, con lo cual el avance de los precios en el acumulado de 12 meses se encuentra en 11,73%, informó hoy el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El principal socio comercial de la Argentina revirtió en mayo la tendencia alcista de la inflación luego de que en abril se batiera el récord mensual desde 1996, con 1,06% de aumento.

El Índice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) de mayo quedó por debajo incluso de la expectativa del mercado financiero.

El Gobierno brasileño autorizó en mayo la importación de productos de la canasta básica de alimentos para intentar dar un shock de oferta en los precios internos, afectados por el movimiento mundial del aumento de las commodities por la pandemia y la guerra en Ucrania.

En lo que va del año, la inflación acumulada hasta mayo es de 4,78%, cuando la meta de la inflación es de 3,5%, con una tolerancia hasta 5%.

La inflación acumulada en 12 meses (11,73%) es hasta el momento la mayor desde mayo de 2003.

El único grupo de los nueve sectores de productos y servicios que generan el índice IPCA en Brasil que cayó fue el de vivienda (-1,7%) beneficiado por la caída del 7,5% del precio de la energía eléctrica, luego de que el gobierno suspendiera el periodo de emergencia con costos extras iniciado en setiembre pasado a raíz de una crisis hídrica en las centrales hidroeléctricas.

Los mayores aumentos fueron en el sector de vestuario, con una suba del 2,11% mensual, seguido por el grupo transporte, de 1,34%, que incluye el constante aumento del precio de los combustibles, uno de los puntos más criticados del Gobierno por parte de la población, según las encuestas para los comicios presidenciales del 2 de octubre en los que el presidente Jair Bolsonaro se juega la reelección.

La mayor desaceleración vino del grupo alimentos: en abril había aumentado 2,06% (récord desde 1996) y en mayo avanzó 0,48%.

El tomate cayó 23,7% y la zanahoria 24% mientras que la "villana" de la inflación de alimentos de mayo fue la cebolla, con una suba mensual del 21,3%, en el marco de un estudio de organizaciones no gubernamentales divulgado el miércoles que indicó que 33 millones de personas pasan hambre en Brasil y que 6 de cada 10 sufre algún tipo de inseguridad alimentaria.

El IPCA de mayo reflejó también la desigualdad regional en Brasil y las diferentes velocidades de su economía.

Vitoria, capital del estado de Espirito Santo, región sudeste, tuvo deflación en mayo de 0,08% mientras que Fortaleza, capital del estado de Ceará, noreste, reportó aumento de precios en el orden del 1,41% en mayo, más de tres veces el promedio nacional. (Télam)