Representantes de la Unión Industrial Argentina (UIA) y de la Confederación Nacional de Industria (CNI) de Brasil presentaron hoy a autoridades de ambos países una declaración sobre los ejes de una agenda bilateral productiva y el vínculo bilateral público-privado, que incluye un compromiso conjunto de trabajar por una mayor integración comercial y energética.

Las instituciones coincidieron en el “Encuentro Empresarial en el Museo del Bicentenario -que contó con la participación del presidente de Argentina, Alberto Fernández, y del presidente Brasil, Ignacio Lula Da Silva- y en el que aseguraron que Argentina y Brasil "tienen el desafío de establecer un sendero de crecimiento, así como de mejorar la competitividad e integración de sus respectivas economías".

"La idea de tener un plan de acción inmediato y común para los objetivos que la economía productiva puede alcanzar. Tanto para el desarrollo como para la inclusión social de nuestros países”, dijo el presidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja

Por su parte, el presidente de la Confederación Nacional de Industria de Brasil, Robson Braga De Andrade, señaló que esta iniciativa conjunta parte desde una perspectiva compartida: “Argentina es un socio fundamental y estamos seguros de que en el MERCOSUR podremos crecer, desarrollarnos y discutir acuerdos internacionales. Con la UIA tomamos la decisión de trabajar con el objetivo de presentarles una propuesta de integración económica para MERCOSUR”.

Entre los objetivos que se propone la declaración firmada por UIA y CNI se encuentran: generar una estrategia común para consolidar un contexto económico e institucional que promueva las inversiones; promover las inversiones que dinamicen el abastecimiento energético, la infraestructura y la conectividad en la región; y potenciar la convergencia y la cooperación regulatoria en materia de reglamentos y requerimientos técnicos, certificaciones, reconocimiento mutuo de la evaluación de la conformidad, entre otros.

También reafirmaron su compromiso de trabajar para facilitar el comercio y desburocratización; acelerar e incrementar la agenda de negociaciones externas, en bloque, con mercados estratégicos para las industrias de ambos países; transformar en activos de la integración regional a la transición energética, la economía circular y la conservación de los bosques; y desarrollar estrategias conjuntas para que los avances de la innovación aplicada a los procesos productivos, la digitalización y la Industria 4.0 potencien la competitividad regional. (Télam)