El secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación, Juan José Bahillo, y su par de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación, Cecilia Nicolini, se reunieron con autoridades de la Asociación Argentina de Maíz y Sorgo (Maizar) para trabajar en la implementación de un modelo de medición de huella de carbono en la cadena de la gramínea de cara a los desafíos ambientales y sociales derivados del calentamiento global.

En ese sentido, Bahillo remarcó la importancia de avanzar en el desarrollo de herramientas de medición de huella de carbono en la cadena del maíz "para potenciar su perfil de sustentabilidad de cara a un mercado global que demanda productos que mitiguen o no contribuyan al cambio climático".

Por su parte, Nicolini ponderó la importancia del encuentro con la cadena del maíz en vistas de incorporarlo Plan Nacional de Adaptación y Mitigación del Cambio Climático 2030 y sostuvo que "una de las líneas estratégicas es trabajar con el sector de este cereal para impulsar su productividad y sostenibilidad y ayudar en la evaluación de medidas para trabajar en la transición ambiental".

A su turno, el presidente de Maizar, Pedro Vigneau, calificó a la reunión como "muy satisfactoria" en términos de cooperación público-privada para contribuir en la construcción de la imagen del maíz argentino en el mundo y aseguró que Argentina cuenta con "el maíz con la menor huella de carbono del mundo y queremos certificar para que más empresas quieran invertir y producir con el menor impacto ambiental posible".

El proyecto de medición de huella de carbono cuenta con la colaboración del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI).

(Télam)