(Por María José Haro Sly, desde Washington, especial para Télam). El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró hoy que el impacto de la guerra en Ucrania "no está siendo tan negativo para alcanzar las metas" con el Fondo Monetario Internacional, al afirmar que el programa "viene en la línea de lo planeado" y la economía "continúa creciendo a paso firme y generando empleo".

Así lo manifestó esta tarde el titular del Palacio San Martín en una entrevista con medios en la Embajada Argentina en Estados Unidos, en el marco de su participación en las Reunión de Primavera del Fondo Monetario y el Banco Mundial, en Washington.

Los siguientes son los principales tramos de la charla de Guzmán con la prensa argentina, entre los que se encontraba Télam.

Periodista-¿Cómo fue la reunión con el FMI?

Guzmán-Con Kristalina Georgieva mantenemos el diálogo frecuentemente, casi semanalmente. En este encuentro se revisó el trabajo de la semana y el buen progreso que se viene verificando en la implementación de la pactado con el Fondo. En las reuniones se analizó el contexto internacional y las implicancias de la Guerra en Ucrania, que están generando un proceso inflacionario a nivel global. Hay países que no tenían inflación y hoy tienen indicadores de 2 dígitos. Hay un consenso internacional para evitar las consecuencias distributivas de la crisis. Importancia de los gobiernos para evitar el incremento de la desigualdad y promover una recuperación económica compartida.

Hay un buen progreso. Hemos visto que el sendero fiscal fue en la línea de lo pactado, hay sobrecumplimiento respecto a la emisión monetaria alcanzando el 0.15% del producto. Hemos obtenido crecimiento en la acumulación las reservas internacionales. El programa económico viene en la línea de lo planeado. La economía continúa creciendo a paso firme y generando empleo. El desafío que se presenta con la crisis de Ucrania es el de la inflación de los precios internacionales.

La situación en la guerra ha impactado en 3 dimensiones. Por un lado, en los términos de intercambios, que ha tenido efectos algo positivo en la dinámica de la balanza de pagos. Ya que han habido aumentos en los precios de los commodities, minerales y petróleo, que son productos que Argentina exporta, más que compensa el impacto que se da en el precio del gas natural licuado. Esto además se afianza gracias a un buen acuerdo que tuvimos con Bolivia y el acuerdo con Brasil en el sector energético. Es menos negativo el impacto de la guerra en términos fiscales.

P-¿Usted ha mencionado en varias oportunidades que la inflación en un fenómeno multicausal, cuáles son las herramientas para atacar el aumento de precios que se están implementando?

G-Para atacar la inflación, necesitamos una política macroeconómica consistente. Un programa fiscal, monetario y cambiario y eso es lo que hemos trazado. Es fundamental que Argentina experimentó un crecimiento de divisas para fortalecer la estabilidad cambiaria para que crezcan las reservas internacionales. Eso se complementa con políticas de precios e ingresos, cuya efectividad depende de la implementación del programa y los efectos del mismo en las expectativas.

P-¿Se ha hablado con el fondo sobre el impuesto a la renta inesperada?

G-Respecto al proyecto a la renta inesperada lo hemos hablado con el FMI y junto con muchos otros países que están buscando contener los efectos distributivos por la guerra. Por ejemplo, Italia anunció un esquema a la renta inesperada por el impacto en el sector energético. Nosotros buscamos que el contexto internacional no genere un efecto inequitativo en el país.

A lo que se apunta es capturar parte de la renta inesperada y fomentar la inversión. Si los ingresos inesperados se reinvierten, la contribución de las empresas será menor. Estamos hablando de un impuesto único a empresas con ganancias superiores a 1.000 millones de pesos, ingresos en números reales y que tengan un margen de ganancia elevado. Es menos del 1% de las empresas Argentinas que han tenido ingresos superiores a mil millones. Es un impuesto único, para el año 2022.

P-¿Qué reajustes se realizarán en el acuerdo con el FMI?

G-El programa económico ayuda a la Argentina a continuar el crecimiento y atacar la inflación. Las metas no se van a cambiar. Lo que hay es que se está repriorizando la política de la protección social dado el impacto de la guerra en los precios de los alimentos.

P-¿Qué sectores se identifican para apuntalar las inversiones y generar un proceso de crecimiento?

G-Se viene dando un crecimiento en todos los sectores de la economía Argentina, fundamentalmente en los sectores con capacidad de generar divisas, la agroindustria, la minería, la economía del conocimiento.

Estamos enfocados en generar un autoabastecimiento energético que permita el aumento de la escala de producción. Estamos desarrollando infraestructura, el proyecto principal es el gasoducto Néstor Kirchner para conectar el sur con el norte del país y poder exportar gas.

También se están desarrollando ductos de gas. El principal proyecto que estamos analizando es del gas natural licuado, que requiere plazos largos y condiciones de certeza. Este ha sido el principal tema en las reuniones particularmente con Europa. Dada la situación generada por el conflicto bélico están diversificando sus fuentes de oferta energética y en ese contexto Argentina puede cumplir un rol importante para producir gas natural licuado. Estamos trabajando con YPF y otras empresas del sector. Hay un gran entusiasmo y sabemos que vamos a necesitar capital internacional y know how. Necesitamos garantizar demanda internacional y para eso estamos trabajando en establecer el marco normativo. Para lo que vamos a necesitar construir consensos en el Congreso de la Nación para que se convierta en una política de Estado.

P-¿Es posible pensar en producción de gas natural licuado cuando todavía hay cepo e inestabilidad cambiaria?

G-Muchos de los inversores estaban a la expectativa del cierre del acuerdo con el Fondo. Estamos trabajando para que haya inversión en escala, mayor inversión por parte de capital internacional. Estas son inversiones en la economía real. Es necesario adaptar las regulaciones de la cuenta capital y estamos trabajando en un marco normativo que garantice que ingresen capitales y que puedan moverse internacionalmente.

P-Algunos ministros se levantaron durante las declaraciones del representante de Rusia en la reunión del G20, ¿Está causando tironeo la situación de Ucrania en el G20?

G-Casi se expulsa a Rusia del G20, que es un foro muy importante para el mundo. Se necesita generar más diálogo, no menos diálogo. Lo que está sucediendo es muy dañino desde el punto de vista humanitario con la invasión de Rusia en Ucrania. Lo que necesitamos es una solución negociada a la guerra. (Télam)