Casi 90 empresas que cotizan en el índice Wall Street Industriales tuvieron sus operaciones paralizadas por cerca de diez minutos esta mañana al comenzar la rueda en la bolsa neoyorquina por un aparente problema técnico.

La disrupción afectó en especial a las firmas con grandes volúmenes en acciones como Mastercard, ExxonMobil, Walmart. Visa, Shopify, Uber, Nike, MetLife y Rio Tinto

También resultaron comprometidas las operatorias de las acciones de McDonald´s, Sony, Petrobras, Unilever, Wells Fargo, AT&T, Verizon y 3M.

La paralización se extendió entre las 9:30 de Nueva York (11:30 de Argentina) al incoar la jornada bursátil hasta las 9:45 (11:45 en Argentina), aproximadamente.

El problema derivó en una gran volatilidad en los precios: los papeles de Morgan Stanley, por ejemplo cerraron el lunes a US$ 45,03, cayeron a US$ 38,10 y luego volvieron a recuperarse, según informó la agencia Bloomberg.

Algunas de las acciones registraron perdidas del 12% antes de que las operaciones fueron frenadas. Los frenos de las operaciones se aplican cuando hay una caída o incremento inusual en el precio.

“No es preocupante. Estas no son las típicas acciones ´meme´ que pueden ser fácilmente manipulables, sino que son de los gigantes de la bolsa”, afirmó el especialista de mercado Ed Moya.

Por lo general las bolsas en Estados Unidos al abrir sus operaciones llevan a cabo un proceso rutinario por computadora para poder limitar la volatilidad de las ordenes pendientes de acciones entre el cierre y la apertura, de forma de evitar volatilidad en las cotizaciones.

NYSE, la operadora de la bolsa de Nueva York, no precisó las causas del problema, aunque se presume –por episodios similares en el pasado- que se deben a problemas en las computadoras.

Según informó CNN, la firma indicó que se encuentra “investigando” las causas de la disrupción de hoy.

Los incidentes de este tipo son poco usuales en la bolsa neoyorquina: el más recordado recientemente fue un incidente por la firma de servicios financieros, Knight Capital en 2012.

Un error en su software, provocó una compra masiva de acciones durante 45 minutos que, además de hacer subir las acciones de 150 valores de forma artificial, le costó a la empresa de corretaje unos US$ 440 millones. (Télam)