La distribuidora GasNea puso en servicio hoy la ampliación del gasoducto de aproximación a la ciudad entrerriana de Villaguay, lo que demandó una inversión de más de $350 millones para la concreción de la obra que permitirá expandir el servicio por redes al sector residencial e industrial.

La puesta en servicio del nuevo gasoducto de aproximación a Villaguay permitirá triplicar la capacidad de transporte de gas para abastecer a usuarios residenciales, comerciales e industriales de las localidades del denominado “Corredor de la Ruta Provincial 20” en el centro de la provincia, informó esta tarde la compañía

Además de potenciar la competitividad del Parque Industrial de Villaguay, la ampliación de gasoducto permitirá incorporar a la red de gas natural a los usuarios de las localidades cercanas de Villa San Marcial, Santa Anita, Las Moscas, Villa Domínguez, Villa Clara y Líbaros, contribuyendo al desarrollo agroindustrial de la región central de la provincia de Entre Ríos.

La obra, a cargo de la distribuidora y que le demandó una inversión de más de $350 millones, constituye uno de los emprendimientos más importantes que se propuso la empresa ya que se trata de la construcción de un gasoducto paralelo al actual, para ampliar su capacidad.

En el acto, el presidente de GasNea, Oscar Dores, destacó "el esfuerzo que demandó la conclusión de la obra en el actual escenario económico y pandémico" pero que resultará "crucial para encaminar el desarrollo de la industria del centro de la provincia y para garantizar un servicio de calidad a todos los hogares de las localidades vecinas”.

Entre las autoridades presentes, estuvieron la Secretaria de Energía de la provincia de Entre Ríos, Silvina Guerra, quien destacó que esta obra “es un antes y un después para el desarrollo productivo” del centro de la provincia.

Los trabajos se iniciaron en 2019, pero se realizaron mayoritariamente durante todo el 2020, aun en tiempos de aislamiento preventivo para evitar la expansión del Covid-19 y cumpliendo con todos los protocolos establecidos por las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

El proyecto incluyó la planificación, el trazado y la supervisión de los trabajos, que contó con la aprobación correspondiente del Enargas, y todo lo necesario para llevar adelante la obra de soterramiento del nuevo gasoducto de 30 kilómetros de extensión, con cañería de 8 pulgadas de diámetro, que se interconectan con la traza actual gasoducto de 4 pulgadas.

Posteriormente, se realizó la habilitación correspondiente y la ejecución del empalme con el gasoducto troncal, que es el que provee el gas natural que Gasnea lleva hacia los hogares, comercios o industrias.


(Télam)