La presidenta de Aysa, Malena Galmarini, supervisó el avance de obra de la nueva red de agua potable que llevará el servicio a más de mil habitanes del barrio Estación Boulogne, también conocido como “La Ruedita”, en el partido de San Isidro.

Terminado el recorrido, Galmarini afirmó: “Estamos ejecutando una obra de agua potable, una red muy esperada por estos vecinos de hace muchísimas décadas; cuando terminemos, en unos 20 o 30 días continuaremos con la obra de cloaca”.

La obra, que fue proyectada y es ejecutada por Aysa, fue impulsada por la concejala del Frente de Todos San Isidro, Soledad Durand, y los referentes políticos Marcela Durrieu y Sebastián Galmarini, informó hoy la empresa.

La finalización de la obra está estimada para fin de septiembre e implicará la instalación de más de 600 metros de cañería para abastecer a los 155 hogares que conforman el barrio.

“Estuvimos charlando con los vecinos, recepcionando todas sus preocupaciones; este barrio necesita mucho más, necesitan los pluviales y hacer la calle; nos comprometimos en hablar con todos los que tengamos que hablar", afirmó Galmarini.

Y, agregó: "Estuvimos conversando con ADIF, con el Ministerio de Obras Públicas, vamos a conversar con el Municipio, a ver si ellos también pueden colaborar, y terminar de urbanizar este barrio que se inició hace unos 30 años y todavía está esperando para tener una mejor calidad de vida”.

En la recorrida de la obra, estuvieron presente el secretario del Directorio de Aysa, Luis Sprovieri; el director regional Norte, Diego Fraga; y equipo técnico. (Télam)