Los granos continuaron con la fuerte tendencia alcista en el mercado de Chicago, ante una ajustada oferta de soja y maíz y sostenida demanda y condiciones climáticas poco favorables para el desarrollo en el hemisferio norte que impulsaron las compras de contratos, lo que llevó a ambos granos a alcanzar precios máximos desde julio de 2013.

El contrato de mayo de la oleaginosa subió 2,40% (US$ 13,23) hasta los US$ 563,37 la tonelada, a la vez que el de julio lo hizo por 2,34% (US$ 12,77) para concluir la jornada a US$ 556,39 la tonelada.

"La firmeza del mercado spot norteamericano indica que los suministros se encuentran menguados, lo cual da soporte al mercado, impulsando las compras especulativas de los fondos de inversión", indicó la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

Además, las subas observadas en el mercado de aceite de soja, que alcanzaron un máximo desde 2008, también habrían contribuido a las presiones alcistas.

Dicho subproducto escaló 3,87% (US$ 51,37) hasta los US$ 1.378,31 la tonelada, mientras que la harina lo hizo por 2,35% (US$ 10,69) parea ubicarse en US$ 465,17 la tonelada.

Por su parte, el maíz saltó 3,99% (US$ 9,84) y cerró a US$ 256,09 la tonelada, ante la previsión de escasez de oferta del cereal.

"La solidez evidenciada en el mercado disponible en Estados Unidos sugiere que la oferta del cereal se encuentra escaseando", apuntó la BCR.

Esto, sumado al clima frío en el país norteamericano y a la falta de lluvia en Brasil que amenaza al maíz de segunda serían los principales factores que explican esta suba.

Por último, el trigo avanzó 5,49% (US$ 13,60) y se posicionó en US$ 260,97 la tonelada, impulsado por el clima desfavorable en Estados Unidos, que batió records de temperaturas bajas para la época del año en varios lugares de las Planicies durante la última semana, lo cual podría tener efectos nocivos sobre el cultivo. (Télam)