Los precios de los principales granos cerraron con fuertes ganancias en el mercado de Chicago, impulsados por las demanda china y las malas condiciones productivas para el trigo en el hemisferio norte.

El contrato de mayo de la soja subió 1,47% (US$ 7,53) hasta los US$ 518,09 la tonelada, mientras que la posición julio avanzó 1,26% (US$ 6,43) para ubicarse en US$ 515,24 la tonelada.

Los fundamentos de la suba radicaron en el buen ritmo de ventas del grano estadounidense, principalmente a China, lo que motivó una "toma de posiciones netas" por parte de los operadores e impulsó tanto el precio del poroto como de sus subproductos.

Asimismo, el mercado prevé una mayor demanda interna del grano para procesamiento en Estados Unidos, de la mano de la política ambiental que llevaría a cabo la administración Biden, dándole protagonismo a los biocombustibles.

En este contexto, el aceite ganó 2,28% (US$ 26,68) hasta los US$ 1.195,77 la tonelada, mientras que la harina lo hizo por 0,81% (US$ 3,53) para ubicarse en US$ 438,93 la tonelada.

Por su parte, el maíz mejoró 2,41% (US$ 5,51) y se ubicó en US$ 233,85 la tonelada, producto de el aumento del 58% en la producción de etanol en Brasil, lo que hace prever una mayor demanda del grano amarillo.

Además, una mayor producción de dicho biocombustible en Estados Unidos y la firme demanda del cereal por parte de China también motivaron la suba.

Por último, el trigo avanzó 2,89% (US$ 6,71) y concluyó la sesión a US$ 238,10 la tonelada, como consecuencia debido al clima seco que podría afectar la producción norteamericana y de Europa.

A esto se sumó una fuerte toma de posiciones por parte de los fondos de inversión. (Télam)