El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, recibió hoy a representantes de 24 gremios industriales, quienes le manifestaron su fuerte respaldo a las políticas implementadas para el sector fabril por parte del Gobierno nacional, se informó oficialmente.

En el encuentro, que se llevó a cabo esta tarde, los dirigentes sindicales presentaron a Kulfas y al secretario de Industria, Economía del Conocimiento y Gestión Comercial Externa, Ariel Schale, la conformación de la Confederación de los Sindicatos Industriales de la República Argentina (CSIRA).

En representación de los gremios estuvieron el secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Antonio Caló; el líder de la Asociación Obrera Textil, Hugo Benítez; el secretario general de la industria Lechera, Héctor Ponce; y el secretario del Sindicato Argentino de Obreros Navales, Juan Speroni.

También participaron el representante del Sindicato Único de Empleados de Tabaco de la Argentina, Raúl Quiñones; el dirigente por la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti; el líder del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor, Ricardo Pignanelli; y el secretario de Trabajadores de Industria de la Alimentación, Rodolfo Daer, entre otros.

“No le tengamos miedo a la palabra productividad porque productividad es hacer mejores procesos para ser más competitivos en el mercado”, dijo Kulfas durante la reunión.

El ministro celebró “tener un aliado con el cual podamos hablar el mismo idioma" y afirmo: "Ustedes saben dónde están las fábricas que cerraron durante el gobierno de Mauricio Macri. Es un trabajo enorme el que podemos realizar en conjunto”.

Según el ministro “hay una industria que se diversifica, que busca nuevos sectores, que se proyecta como una solución al problema macroeconómico. Necesitamos una industria que exporte más, que ahorre divisas y que sustituya importaciones”.

Los representantes de los trabajadores presentaron a los funcionarios un documento elaborado por el CSIRA que realiza un diagnóstico sobre el sector, un mapa de cómo está conformado el entramado industrial argentino y una serie de objetivos para fortalecer la industria en el país.

Dentro de los objetivos que plantearon los sindicalistas en el documento se planteó: “Impulsar un modelo de desarrollo de la industria nacional y regional inclusivo y sostenible que favorezca la diversificación, estimule la innovación y fortalezca el empleo formal con criterios de equidad territorial”.

Además, se promovió la mejora de las condiciones competitivas de las distintas cadenas productivas y la implementación de “normas técnicas, medioambientales y de trazabilidad que ecualicen las restricciones de acceso que los países desarrollados impondrán en nuestras ventas externas”.

Para Caló, líder de la Unión Obrera Metalúrgica, “es la primera vez que hay 24 gremios juntos y eso es un gran valor; todos pensamos lo mismo: que haya más trabajo”.

“En la Argentina hay gremios que piensan en el país y no en la grieta”, añadió el dirigente de la UOM.

En tanto, Daer, señaló que durante la pandemia “se estuvo tomando personal y se sigue tomando en reemplazo de los licenciados. Y si no se paró fue por las políticas de sostenimiento y para que no haya hambre”.

Por su parte, Speroni reconoció “el esfuerzo que hizo el gobierno y el ministerio de Matías Kulfas respecto a la prohibición de las unidades importadas".

"Fue un gran paso porque nos posibilitó a iniciar trabajos de reparaciones dentro de la industria naval. Hemos crecido en mano de obra”, dijo.

“Macri destruyó el entramado industrial -aseveró por su parte Quiñones. Ahora vamos a recibir el respaldo de este Gobierno. Venimos trabajando en reducir el consumo de cigarrillo convencional y que se pase al consumo de los dispositivos que usan el tabaco procesado de manera diferente que queremos que se produzca en Argentina, porque podemos hacerlo”.

(Télam)