El precio del barril de petróleo registró hoy una fuerte caída en Nueva York, luego de conocerse los informes sobre una baja en los inventarios de crudo en los Estados Unidos y ante el temor de que un rebrote fuerte de la pandemia de coronavirus ponga un freno a la recuperación de la demanda mundial.

El barril de la variedad WTI bajó 2,8%, en 78,50 dólares; mientras que el tipo Brent cayó 2,2%, al quedar en 80,60 dólares, según cifras suministradas por el Nymex.

El mercado se movió con suma cautela esperando más señales de la Casa Blanca ante la posibilidad de que el presidente Joe Biden utilice las reservas estratégicas de petróleo para moderar la suba de precios del crudo, ante la negativa de los países productores de aumentar los bombeos.

Al mismo tiempo, los inversores se mostraron preocupados por el aumento de los casos de Covid-19 en Estados Unidos, Europa, China, India y países del sudeste asiático.

Los expertos en salud del gobierno norteamericano han advertido nuevamente a la población para que evite las citas multitudinarias y que eviten los desplazamientos masivos ante el inicio de la temporada de fiestas de fin de año, que comienzan la semana próxima con el Día de Acción de Gracias.

La Agencia de Información de Energía (EIA) informó hoy que "los inventarios comerciales de petróleo (excluidas las Reservas Estratégicas de Petróleo), disminuyeron en 2,1 millones de barriles con respecto a la semana anterior. Con 433 millones de barriles, los inventarios de petróleo están aproximadamente un 7% por debajo del promedio de los últimos cinco años para esta época del año".

Click to enlarge
A fallback.

La EIA destacó que "las refinerías operaron al 87,9% de su capacidad operativa la semana pasada. La producción de naftas disminuyó la semana pasada, con un promedio de 9,9 millones de barriles por día. También disminuyó la producción de combustible destilado la semana pasada, con un promedio de 4,8 millones de barriles diarios".

El precio del gas natural cayó por debajo de los 5 dólares por millón de BTU. Los contratos de futuro se realizaron con una caída del 6% y se pactaron en 4,86 dólares por unidad.

Por su parte, el oro subió 0,8% y cerró en 1.868 dólares por onza. (Télam)