El presidente Alberto Fernández justificó hoy el cierre de las exportaciones de carne por un mes al considerar que hay "que poner en orden el mercado interno" respecto al precio de ese producto, el cual, advirtió, "crece si ningún justificativo". Fernández señaló que hay empresarios del sector alimenticio que "se hacen los distraídos".

"La mejor solución que me ofrecen para que no sigan subiendo los precios es que bajemos los impuestos", añadió al respecto. "No podemos seguir viendo cómo la carne aumenta sin ningún justificativo", afirmó en declaraciones radiales el Jefe de Estado, y consideró también que es necesario "poner en orden el mercado interno" para volver abril las exportaciones.

"Ayer (por el lunes) les explicaba a los exportadores de carne que se desmadró claramente la situación. Fue una reunión muy correcta, en buen tono, ellos entienden el problema, pero no les gusta la solución, pero les pedí que ayuden a poner en orden el mercado interno para luego volver a abrir", afirmó Fernández este martes sobre las restricciones para las exportaciones. En ese sentido, precisó que durante la administración de Mauricio Macri "se le dio una apertura total al sector, pero no aumentaron la cantidad de animales faenados, ni de cabezas de ganado y cada vez es menor el peso del novillo que se faena, lo único que aumentó fue el precio de la carne que pasó de alrededor de 250 pesos a 850". "Esto quiere decir que no es verdad que la apertura favorezca al mercado, favorece solo a los más poderosos", evaluó. Por otra parte, sostuvo que "hubo un boom con China como demandante de carne, hoy el 75% de la carne que se exporta va a ese país, "lo que genera tensión en los precios internos y eso ya no se aguanta más". "No podemos seguir viendo como el precio de la carne sube y el baja el consumo", añadió. Fernández reveló que "una de las opciones" que le "plantearon" los productores es que se permita "la exportación solo a aquellos que venían exportando y no a estos intermediarios que antes exportaban camisas y ahora vieron el negocio en la carne". Al respecto, hizo hincapié en la necesidad de "poner orden en quién exporta en el mercado de Liniers" y conminó a los empresarios que "ayuden a poner orden", para reestablecer "la exportación". En otro aspecto, sobre el incremento de los precios en supermercados, el Presidente consideró que la Ley de Góndolas será clave, mientras pidió ver "los resultados económicos de las empresas alimenticias". "Algunos que perdieron durante tres años seguidos con Macri, en plena pandemia, así como en este primer trimestre tuvieron resultados impresionantes. Y eso también habla de lo que es la distribución del ingreso", enfatizó. Y concluyó: "Uno hace un gran esfuerzo desde el Estado y no es posible que el dinero que volcamos en los más desposeídos se convierta en un formidable negocio de las alimenticias que terminan ganando sumas siderales. Se hacen los distraídos y la mejor solución que me ofrecen para que no sigan subiendo los precios es que bajemos los impuestos". LC/GCH/AMR NA