La Federación Agraria Argentina (FAA) manifestó hoy su preocupación por el impacto de la escasez de lluvias que afectan las explotaciones de productores de pequeña escala y reiteró su reclamo de actualización del fondo de emergencia con el que cuenta el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca para asistirlos.

En un comunicado, la entidad remarcó que la sequía y falta de precipitaciones "en momentos claves de la producción" afectaron y afectarán las cosechas de granos, con mermas en los resultados.

La semana pasada, la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) redujo la previsión de producción de soja en su última estimación en 4 millones de toneladas, al pasar de 49 a 45 millones, producto de la reinstalación del clima seco en febrero y parte de marzo. ​

Frente a este panorama, FAA dijo que "cuando se analiza más detalladamente el impacto de esta situación, se confirma que afecta más fuertemente a los pequeños y medianos productores; muchos de ellos, tanto en Pampa Húmeda como en las producciones extrapampeanas, lo están perdiendo todo, sin tener quién los asista".

“El fuerte impacto de la sequía, la falta de lluvia, los incendios y otras inclemencias climáticas nos pegan de lleno a los productores de menor escala. Y no sólo a nosotros, sino que genera una degradación productiva en cantidad y calidad, lo que provocará más complicaciones y se traducirá en menos producción, menos generación de alimentos, menos agregado de valor, menos empleo y menos ingreso de divisas al país”, señaló el presidente de FAA, Carlos Achetoni.

A raíz de esto, la entidad reiteró "su alarma ante la desactualización e insuficiencia del fondo de emergencia agropecuaria, que continúa en 500 millones de pesos, pese a los pedidos formulados por FAA en los últimos años, en los diversos ámbitos de interacción con el gobierno". (Télam)