El Ministerio de Desarrollo Productivo, a través de la Secretaría de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, extendió hasta el 1° de marzo de 2022 la convocatoria de la línea de financiamiento para proyectos de capacitación estratégicos que tengan impacto sectorial o regional para Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (mipymes) e instituciones de apoyo, que generen nuevos puestos de trabajo, potencien las exportaciones y el desarrollo económico y social del país.

De esta forma, la convocatoria de la Agencia Nacional de Capacitación PyME, que vencía el 31 de diciembre, estará vigente hasta el 1° de marzo del año próximo o hasta agotar el cupo.

La línea de financiamiento destinará un monto total de $2.000 millones en aportes no reembolsables (ANR) y cuenta con dos modalidades de proyectos.

Por una parte, otorgará ANR de hasta $7.000.000 para financiar hasta el 90% de proyectos estratégicos de capacitación a micro, pequeñas y medianas empresas, emprendedores y emprendedoras, presentados por una institución de apoyo pyme.

A su vez, financiará el 100% de proyectos por hasta $14.000.000 presentados por consorcios de capacitación de instituciones intermedias constituidos para impulsar el desarrollo regional.

“Definimos extender la convocatoria de esta línea para capacitaciones estratégicas para poder acompañar a más cámaras empresarias, universidades e instituciones de apoyo a pymes para impulsar la productividad de sectores y cadenas de valor estratégicas de cada región del país”, explicó el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz.

Click to enlarge
A fallback.

“La articulación virtuosa entre el sector público y el sector privado es clave para que los programas de asistencia técnica, capacitación y las herramientas que pusimos en marcha desde el Ministerio de Desarrollo Productivo lleguen cada proyecto que lo necesite”, resaltó el funcionario.

La línea de financiamiento en ANR para capacitaciones tiene como objetivo aumentar la innovación, productividad y competitividad de sectores productivos y cadenas de valor que tengan impacto territorial o regional, entre otras cuestiones.

(Télam)