Los inversores en el mercado petrolero aguardaban nuevas señales de la demanda internacional y mantuvieron hoy sus posiciones en los contratos a futuro en Nueva York, lo que se tradujo en altos precios de la energía tanto en los Estados Unidos como en Europa.

El barril de la variedad WTI cerró sin cambios en 72,60 dólares mientras que el tipo Brent subió 0,3% y se pactó en 75,70 dólares, según cifras suministradas por el NYMEX.

El petróleo de referencia estadounidense había subido ayer 3 % tras unos magros datos semanales sobre la caída de los inventarios y logró mantener ese nivel pese a las ventas de esta mañana.

Washington reveló una caída de 6,4 millones de barriles de crudo, lo que llevó los inventarios a niveles mínimos desde septiembre de 2019.

Los analistas sostienen que la producción sigue recuperándose lentamente tras el paso de dos huracanes.

Según los últimos datos, sigue paralizado cerca de un tercio del suministro de petróleo y gas en la costa estadounidense del Golfo de México, tras el paso de las tormentas tropicales.

A medida que se vayan normalizando los suministros y mientras que la demanda internacional no traccione de manera considerable, los precios se mantendrán altos.

Al mismo tiempo que la oferta está ajustada, tanto la Agencia de Informaciones de la Energía como la OPEP han revisado al alza sus previsiones de demanda para 2022.

De todas formas, la volatilidad se adueñó del mercado y aquellos que consideraban un barril de petróleo apuntando en el mediano plazo a los 100 dólares, ven ese escenario como más lejano.

Algunos sostienen que va a ser difícil que hacia fin de año, los precios se mantengan ya que si se resuelve la cuestión nuclear con Irán, la mayor oferta que saldrá del estrecho de Ormuz operaría de manera inversa la suba de precios.

Si bien las negociaciones entre Teherán y la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) están por ahora estancadas, nada hace pensar que no se pueda llegar a un eventual acuerdo.

En tanto, el oro registró una fuerte caída de 2,4% y llevó el precio de la onza a 1.752 dólares. (Télam)