Escuchá la entrevista exclusiva de GRUPOLAPROVINCIA.COM con Horacio Salaverri.

Your browser doesn’t support HTML5 audio

Horacio Salaverri

¿Qué manifestaron desde CARBAP respecto al nuevo esquema de exportación decretado por el gobierno nacional?

Vemos con preocupación esta situación, primero entendemos que no puede haber ningún tipo de restricciones a la comercialización integral en la exportación y básicamente los tipos de cortes.

Cuando estuvimos en conversaciones de la mesa de enlace con el ministro Domínguez dijo que no iba a haber retenciones ni restricciones y en realidad aparece primero una restricción muy clara de distintos cortes y nada menos que por dos años. Uno puede tener una visión más corta en una necesidad puntual, pero hablar de dos años en una cuestión de comercio exterior, nos parece que no tiene razón de ser.

Click to enlarge
A fallback.

Por otro lado, en esta resolución se ha mantenido la característica de la declaración jurada de exportación, que hace una limitante también porque el Estado empieza a ser omnipresente, tanto en el trigo, en el maíz y ahora la carne también va a determinar quién, cuándo y dónde se exporta, a través de las declaraciones juradas, si son autorizadas o no.

No vamos en el camino correcto en el sentido literal de la liberación del mercado. Seguramente es mejor este escenario, que el que había creado el presidente (Alberto) Fernández con su decreto.

Desde el Ejecutivo sostienen que este es un intento por sostener bajos los precios internos, ¿usted lo considera así?

Las pruebas están al canto, en realidad, desde la prohibición en adelante no ha sufrido ninguna merma el precio de la carne en ningún momento, yo creo que lo que hay que aplicar es una mirada a largo plazo de mayor cantidad de oferta, las restricciones que se hicieron al decreto hicieron que una cantidad de “engordadores” no hayan entrado al mercado, no engordaron y hoy hay una falta de oferta. Acá lo que hay que corregir es esa situación y generar políticas a largo plazo.

Mientras tanto lo que podemos ir realizando son dos o tres cosas, una es el caso de las retenciones al sector que aporta más de 250 millones de dólares al año, de las retenciones de la carne, lo cual puede servir también fiscalmente para morigerar el aumento, y por otro lado, revisar la carga impositiva de la carne que a lo largo de toda la cadena supera el 28%.

Habría que revisar una cantidad de cosas para poder ver si se puede mitigar el valor en góndola del producto.

¿Puede generar algún tipo de medidas desde el agro esta decisión del Ejecutivo nacional?

Hay varias medidas que están generando preocupación y angustia en los productores, porque son cortoplacistas que no tienen una mirada larga que tenga que ver con la generación de inversiones y de empleo en el sector cárnico. Hay que recordar que el sector cárnico y más el de exportación emplea a más de 420.000 personas entre directas e indirectas en toda su actividad.

La mirada que Argentina debería tener saliendo de una pandemia, tendría que ser bastante más amplia y no tan corta, además de las restricciones respecto del trigo y el maíz, con las determinaciones de volumen de equilibrio que no es otra cosa que los cupos.

Hay una cantidad de cuestiones que están afectando no solo a la ganadería sino a la agricultura también, y están generando un nivel de preocupación muy fuerte con los productores que han comenzado con asambleas en la zona de Santa Fe, y después se verá en la provincia de Buenos Aires y en La Pampa.

Desde el CARBAP posiblemente hagamos alguna ampliación de zonales para ir determinando los cursos de acción