En este segundo tramo de una entrevista con Grupo La Provincia, el ministro nacional de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, dijo que las políticas aplicadas a los sectores de la economía informal, "generan mecanismos para la movilidad social ascendente".

Se refirió al debate por la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo junto al proyecto del Plan de los Mil Días, y a la mesa contra el hambre. También respondió a las críticas de la oposición por la extensión que tuvo la cuarentena.

En la primera parte, habló sobre el programa Potenciar Trabajo, y las medidas que apuntan a resolver el “fenómeno de nueva pobreza en la Argentina”, con “3 millones de personas que tienen serios problemas de ingresos” en el contexto de la pandemia.

Se empezó a debatir en el Congreso de la Nación el proyecto de despenalización del aborto junto con el proyecto del Plan de los Mil Días, muy relacionado con el área que usted conduce…

El Plan de los Mil Días parte de la base de extender y acompañar a todo el proceso de embarazo de las mujeres. Hoy existe la Asignación Universal por Embarazo, pero con esto se refuerzan los controles, se amplía el proceso de acompañamiento durante todo el embarazo, y luego el refuerzo de los chicos hasta los 3 años, sobre la idea de que después se empalman los chicos y chicas con el jardín.

Hay varias políticas que se encaran, una es el acompañamiento en salud, segundo es equiparar situaciones en casos de adopción, que es una deuda muy grande que tiene la Argentina, familias que adoptan y tienen la misma situación, el acompañamiento periódico en el caso de salud, y el refuerzo económico sobre todo en una etapa tan compleja, donde no sólo hay un problema con el costo de los alimentos sino también de los pañales.

Hacer los controles sanitarios, acompañar desde primer momento,  refuerzo económico, toda una política que hace el ministerio de acompañamiento con el ajuar, y todo lo básico que requiere la llegada de un niño o una niña.

Nuestro objetivo es además ampliar la cantidad de jardines maternales de 45 días a 2 años, y hacer obligatoria la sala de 3, 4 y 5 años. El próximo año vamos a crear 800 nuevos jardines, entre maternales y comunitarios.

¿Qué les diría a los dirigentes de la oposición que argumentan que el gobierno está enviando el proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo y del Plan de los Mil Días como una cortina de humo para tapar la debacle del país en pandemia?

El proyecto de los mil días para empezar, se está llevando adelante ya en algunas provincias del país, es algo que surge de abajo hacia arriba, no tiene cuestionamientos, no hay grieta política ahí claramente, es algo que la Argentina necesita y que muchas provincias lo venían llevando adelante.

Podés ver:

EL MINISTRO ARROYO ADELANTÓ QUE APUNTAN A ABRIR “400 PEQUEÑOS MERCADOS CENTRALES” EN TODO EL PAÍS

El caso era el debate del aborto claramente se viene planteando hace tiempo en la Argentina, es que es un tema de salud, por el que el Estado, independientemente de la opinión personal que cada uno tenga, a la mujer que decide abortar no puede penalizarla, y tiene que hacerlo en las mejores condiciones sanitarias posibles.

Es una lucha histórica de las mujeres en América Latina, no sólo en la Argentina. Se ha presentado varias veces, yo voté a favor en 2018 como diputado, y me parece que inexorablemente es uno de los debates y los derechos que en la sociedad argentina se tiene que dar.

¿En qué situación está la mesa contra el Hambre?

Pasó de esa grandeza que nosotros veíamos al comienzo de la gestión, a tres mesas o tres comisiones de trabajo. Una es el tema de la cobertura, nosotros lanzamos el Renacom, el Registro Nacional de Comedores, creemos que hay cerca de 10 mil en todo el país, y nuestro objetivo es por un lado descentralizar, transferir fondos, que sean los propios comedores los que compren alimentos, y no el Estado centralizadamente. Cuando el comedor compra en la verdulería que le queda más cerca, mueve la economía local.

Con el tiempo, apuntamos a que los comedores se transformen en centros educativos, culturales, deportivos, porque la gente vuelve a comer en la casa, la tarjeta alimentaria tiene ese objetivo qué es un proceso.

Hay una segunda comisión que trabaja el tema de la buena nutrición. Hemos logrado cubrir a 11 millones de argentinos en la pandemia con lo alimentario, tenemos mucho de fideos, harina y arroz, poco de leche, carne, frutas y verduras. Tiene que ver con los precios y otros procesos que tenemos que encarar.

Podés ver:

LA ESTRATEGIA DE INTERVENCIÓN SOCIAL DEL ESTADO EN UN AÑO MARCADO POR LA PANDEMIA

Lo tercero es la producción de alimentos, como fortalecer a los pequeños productores, como apuntar a crear 400 pequeños mercados centrales, que los productores coloquen su producto en la góndola, con el programa de Marca Colectiva.

El Presupuesto 2021 duplica la cantidad de fondos destinados a asistencia alimentaria y social, un tema que siempre recibe críticas de un sector de la sociedad que acusa a los gobiernos que deciden aplicar estas políticas, de asistencialistas, ¿usted que respondería?

La salida de la política social es el trabajo, y nosotros estamos vinculando planes sociales con trabajo, el presupuesto de este año arrancó siendo de 84 mil millones de pesos, y termina siendo de casi 240 mil millones.

Hemos triplicado el presupuesto, y eso tiene que ver con que el presidente Alberto Fernández ha planteado que va a empezar por los últimos y efectivamente lo ha hecho, y también con un contexto crítico social y económico. Este año termina siendo 80% asistencia alimentaria y 20% trabajo; ya el año que viene será 50 y 50.

Básicamente la persona que tiene un plan social tiene que trabajar, o contrapresta 4 horas de trabajo, o se capacita en oficio, o completa la escuela secundaria. Creamos en cada provincia, cada municipio, una unidad de gestión.

Podés ver:

SATISFACCIÓN EN EL PALACIO DE HACIENDA POR LA APROBACIÓN DEL PRESUPUESTO 2021

Transferimos fondos, se compran máquinas y herramientas para poner en marcha esos proyectos, la persona que tiene el plan Potenciar Trabajo, que es la mitad del salario mínimo, se vincula con el sector público y privado, y si por ejemplo hace obras de infraestructura en municipios le completan el ingreso, o si alguien del sector privado contrata a alguien para cuidar personas, pasa lo mismo.

Además creamos el Renates, el Registro Nacional de Trabajadores de la Economía Social. La persona es monotributista social, tiene factura, se formaliza, durante 2 años está exento del pago de tributo, tiene factura para producir y vender, y a las personas que están bajo el programa social las hemos bancarizado.

Hace tiempo que la gente cobra con una tarjeta del Banco Nación, pero no tenía una cuenta, hoy es una caja de ahorro a nombre de cada persona sin costo, eso le permite ir aumentando ingresos, si una persona cobra esa base de ingresos de 9,400 hace changas, le pagan el cheque y va a esa misma cuenta.

Si alguien lo contrata para trabajar, da esa misma cuenta vamos aumentando los ingresos y siguiendo la evolución de la economía informal, claramente no es asistencialismo, es promoción y es trabajo, es generar mecanismos para la movilidad social ascendente, ¿qué tiene que hacer alguien para que le vaya bien? estudiar y trabajar, estamos girando en esos dos ejes, y esto es promoción y trabajo genuinos.

Podés ver:

LANZAN REGISTRO NACIONAL DE TRABAJADORES DE LA ECONOMÍA POPULAR

¿Qué opina sobre aquellos que dicen que la cuarentena fue demasiado extensa y es la responsable de las consecuencias sociales y económicas como el aumento de la desocupación?

Yo tengo mucho intercambio con ministros y ministras de Desarrollo Social de América Latina y de algunos países europeos, la caída económica ha sido generalizada, con países que tuvieron cuarentenas más o menos estrictas y distintos tipos de intervenciones.

Estamos ante una caída económica mundial nunca antes vista, objetivamente, y una pandemia que claramente ha cambiado la situación. En ese contexto, la Argentina trabajó sobre el cuidado de la vida de las personas, se fueron abriendo actividades, yo diría que es evidente que estamos frente a una situación única a nivel mundial, hemos generado muchas políticas para amortiguar la caída, como el IFE, como asistencia alimentaria a 11 millones de personas, como el plan Potenciar Trabajo, aun así ha aumentado la pobreza en la Argentina y la desocupación.

Mi opinión es que estamos frente a una situación única y que empieza a rebotar la economía, ya hace cuatro semanas que vamos viendo un poco de menos de gente en los comedores, eso tiene que ver con que hay más changas de construcción y textil.

En el Conurbano hay más changas, en Rosario y Córdoba dónde estaban mejor las cosas, bajó de fase el nivel de salud y se complicó un poquito, pero en términos generales la pandemia ha generalizado una caída económica importante, hemos tenido medidas para amortiguar, y estamos en un proceso paulatino de repunte y mejora de la situación