La provincia de Entre Ríos obtuvo superávit fiscal en 2020 gracias a un "fuerte incremento en las transferencias nacionales, un retraso de salarios y jubilaciones respecto a la inflación y una reducción en la inversión pública", de acuerdo con un informe del Consejo Empresario de Entre Ríos (CEER)..

El resultado fiscal fue un superávit de $1.980 millones, con un crecimiento de los recursos del 36% respecto de 2019, y un incremento del gasto de 27 puntos en el mismo período.

El informe elaborado por el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales del CEER, indicó que esa dinámica permitió pasar de un déficit primario de $4.100 millones en 2019 a un excedente de $7.397 millones.

Además, tras contabilizar el pago de intereses de deuda, Entre Ríos cuenta un remanente a favor del Estado de 1.981 millones de pesos.

Según el informe, los principales ingresos del sector público provincial fueron los recursos tributarios nacionales ($99.023 millones); seguido por los provinciales ($35.737 millones); y los recursos de seguridad social (33.140 millones de pesos)

En tanto, el Gobierno nacional realizó transferencias a Entre Ríos por 15.175 millones de pesos; un 185% más que durante el 2019, lo que "explica en gran parte el superávit".

Ese crecimiento se debe a las "ayudas nacionales extraordinarias en respuesta al coronavirus", apuntó el CEER.

Por otro lado, el informe destacó que los impuestos provinciales, principalmente los de Ingresos inmobiliario urbano; rural; y a los automotores, crecieron con la inflación, logrando recaudar $35.737 millones (31% más que el año pasado).

El organismo aseguró que "se logró contener el gasto primario provincial" gracias a que el gasto en personal y las jubilaciones y pensiones "crecieron por debajo de la inflación" (29% y 33%, respectivamente).

Las transferencias al sector privado fueron de 10.040 millones de pesos, un 21% más que en 2019; mientras que la obra pública creció 5% anual, o disminuyó un 23% en términos reales corregidos por inflación.

Asimismo, la inversión en obras e infraestructura "se mantuvo prácticamente constante, pero con un ajuste de -26% en términos reales".

Finalmente, los recursos transferidos a municipios fueron el gasto que más se incrementó (46% interanual).

Respecto de los intereses de deuda, se pagaron 5.416 millones de pesos, un 50% más que en 2019, pero sólo se pagaron los correspondientes a obligaciones con organismos y el primer desembolso de los intereses de los bonos en dólares.

El segundo desembolso de U$S 21 millones no se realizó, y se encuentra en negociación con los acreedores.

Por último, el CEER auguró un 2021 con una "desaceleración de transferencias nacionales", ya que las restricciones fiscales nacionales "hacen difícil sostener el nivel del 2020".

Para "restablecer el dinamismo del sector privado, creador de riqueza para recuperar la recaudación nacional y provincial" se deben "relajar las restricciones impuestas por la pandemia; revisar la presión impositiva nacional y provincial; y ordenar el gasto en personal y seguridad social", concluye el informe. (Télam)