La Secretaría de Energía reglamentó hoy el mecanismo que se utilizará para regularizar la deuda que mantienen las distribuidoras del servicio eléctrico con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa), tras las restricciones y normativas que se aplicaron a partir de la pandemia de coronavirus.

Según establece la Resolución 371/2021 firmada por el secretario de Energía, Darío Martínez, las empresas con deudas al 30 de setiembre de 2020 podrán regularizarlas en un período de hasta cinco años, con un semestre de gracia y una tasa de interés de la mitad que cobra el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM), mientras que las compañías que no hubieran tenido deuda en el período contemplado podrán acceder a un régimen especial de créditos.

“Esta regularización permitirá dar certeza a las distribuidoras en la elaboración de sus programas financieros, ordenar el flujo financiero del sistema eléctrico en general, otorgar claridad en las relaciones de la administradora del MEM con las distribuidoras, y generar previsibilidad y en el cumplimiento de las obligaciones que las distribuidoras tienen con Cammesa”, aseguró Martínez.

De este modo, las empresas tendrán condonado un monto igual a dos facturas mensuales promedio por haber seguido la política de congelamiento determinada por el Gobierno Nacional para la Emergencia Sanitaria.

Además, se otorgará un monto adicional de condonación, por una factura promedio, en función al plan de obras destinadas al mejoramiento del servicio, y a las medidas que se adopten para mejorar la eficiencia energética.

"En esta reglamentación, las cooperativas tendrán un tratamiento diferencial y más favorable, dado su carácter de empresa social, y la ausencia de fines de lucro en sus objetivos. Podrán optar por el mecanismo general o por una condonación que alcanza hasta el 40% de la deuda”, dijo Martinez en un comunicado.

En marzo del año pasado, ante la emergencia por la llegada de la Covid-19, el Gobierno fijo que las empresas prestadoras de servicios de energía eléctrica no podían suspenderlo a usuarios de sectores vulnerables, como jubilados, pensionados y beneficiarios de planes sociales, entre otros, en caso de mora o falta de pago de hasta tres facturas consecutivas.

Esto generó un incremento de la morosidad de los pagos de la facturación emitida por el Organismo Encargado de Despacho (OED) en su calidad de administrador del MEM por parte de las distribuidoras.

La deuda de las distribuidoras con Cammesa, de acuerdo con su último informe de cobranza, alcanza los $142.000 millones, y las cifras mayores corresponden a las distribuidoras del área metropolitana Edesur, con $20.800 millones; y Edenor, con $18.000 millones.

Le siguen la Empresa Provincial de Energía (EPE) de Santa Fe, con $15.356 millones; Electricidad de Misiones (EMSA), con $12.623 millones; la chaqueña Secheep, con $10.000 millones; Electricidad de Mendoza (Edemsa), con $9.813 millones; Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), $6.758 millones.

En Chubut, la Dirección Nacional de Servicios Públicos y las cooperativas Comodoro Rivadavia, Puerto Madryn, Rawson, Sarmiento y Trelew, acumulan en conjunto una deuda que supera los $ 12.000 millones.

En tanto que Cooperativa Bariloche, Energía San Juan y Empresa Jujeña de Energia (Ejesa) son las únicas distribuidoras de todo el país que están al día. (Télam)