Los precios del petróleo terminaron hoy con resultados dispares una semana de gran volatilidad, impulsados por un eventual acuerdo respecto del embargo de la Unión Europea a los hidrocarburos rusos, pero condicionados por las dudas de los operadores sobre las consecuencias de esta medida.

En Londres, el barril de Brent del mar del Norte para entrega en junio subió 1,62%, hasta US$ 109,34, en su cuarta alza consecutiva, que lo llevó a finalizar el mes en su mayor nivel desde el 18 de abril.

En tanto, el barril de West Texas Intermediate (WTI) para junio cedió 0,63% hasta US$ 104,69 en Nueva York, al caer en los últimos minutos de la sesión tras haber pasado todo el día en terreno positivo.

Los precios fueron impulsados durante el día por el cambio de postura de Alemania sobre las importaciones de petróleo ruso y la perspectiva de un acuerdo cercano sobre un embargo de la Unión Europea a los hidrocarburos rusos.

Sin embargo, para Bill O'Grady, responsable de investigación de Confluence Investment Management, los operadores "no integraron aún" las consecuencias de una medida de esta dimensión en los precios.

"Podríamos ver precios mucho más elevados" si la UE cierra el grifo ruso, sostuvo, según la agencia de noticias AFP.

Según cifras de la agencia Bloomberg, Rusia logró exportar una media de 4,66 millones de barriles diarios de crudo en abril, cerca del nivel de cinco millones diarios en diciembre, mucho antes de la guerra.

"Podrán reorientar una parte de su petróleo en dirección a Asia, pero no tienen las infraestructuras para transportar tanto hacia esa parte del mundo", consideró O'Grady.

Para Edward Moya, de Oanda, si la situación sanitaria termina por mejorar en China, los precios del crudo podrían subir 5% más y acercarse a los US$ 115 en el caso del Brent.

El mercado no espera cambios en el cronograma de producción durante la reunión mensual de la OPEP y sus aliados en el seno de la Opep+, que tendrá lugar el jueves próximo. (Télam)