La producción de acero crudo se incrementó 26% y la de laminados 34,4% en mayo, respecto de abril, por la puesta en marcha de algunas instalaciones luego de las paradas por mantenimiento realizadas durante el mes anterior, informó hoy la Cámara Argentina del Acero.

Respecto al mismo mes de 2021, la producción de acero crudo se incrementó 14,3% y la de laminados se redujo 5%, precisó la entidad que agrupa a las principales empresas del sector.

Debido a la puesta en marcha de algunas instalaciones después de las paradas técnicas programadas, en mayo la producción de acero crudo alcanzó las 446.900 toneladas; y la de laminados, las 362.500 toneladas.

A nivel sectorial, maquinaria agrícola, industria automotriz, energía y la construcción, volvieron a impulsar la demanda de acero en el mes pasado.

Maquinaria e implementos agrícolas mantiene su nivel de actividad y con buen pronóstico para los próximos meses: En el primer trimestre del año, las ventas de sembradoras, tractores, cosechadoras e implementos aumentaron 10,6% respecto al mismo trimestre de 2021.

Por su parte, el mercado de la construcción también se sostiene: así, los despachos de cemento crecieron 4,7% en mayo respecto a abril.

En tanto, la producción automotriz registró un incremento de 5,9% en mayo respecto de abril y un aumento de 32,8% con relación a igual mes del año pasado.

En el caso del mercado de la energía, se mantiene el buen nivel de demanda tanto en el ámbito local como los despachos destinados a exportación.

Los despachos al mercado de electrodomésticos y el sector de envases observan una leve mejora en el nivel de actividad respecto al primer trimestre del año.

Por otra parte, afirman desde la entidad, a pesar de las modificaciones implementadas por el Banco Central en materia del nuevo cupo para importaciones de materias primas, algunas compañías siguen con "la dificultad para la adquisición de materias primas esenciales no producidas en el país para la industria del acero que afectan la normal operación de las plantas industriales".

Asimismo, continúa la preocupación del sector por el suministro de gas natural y de energía eléctrica, esenciales para el proceso de producción de acero crudo y laminados, lo que podría "afectar los niveles de actividad en el corto y mediano plazo".

"A ello se suma los problemas de abastecimiento de gasoil que están experimentando las empresas transportistas, que afectan la normal operación de las plantas productoras de acero y sus despachos a toda la cadena de valor", completaron. (Télam)