El secretario general de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses), Santiago Fraschina, sostuvo hoy que durante la administración macrista al organismo previsional lo "transformaron, literalmente, en una financiera".

"La inflación macrista afectó de manera particular a jubilados y pensionados porque los mayores costos recayeron en productos y servicios en los que esos grupos gastan más, como los servicios públicos, los alimentos y los medicamentos", sostuvo el funcionario en declaraciones efectuadas a FM La Patriada.

"Ante ese resultado de que no llegaban a fin de mes, la solución del macrismo fueron unos créditos a tasa usureras, ofrecidos en épocas de elecciones, no sólo a jubilados sino a beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH)", agregó.

"A la Anses la transformaron, literalmente, en una financiera", sentenció el funcionario, quien además resaltó que con la fórmula de ajuste de haberes aplicada por ese Gobierno la jubilación real "cayó 19% en dos años" (2018 y 2019).

Fraschina añadió que esta situación derivó en la recepción por parte de las nuevas autoridades de la Anses de más de 5,2 millones de personas con "fuerte deuda" y a tasas que rondaban el 42%.

"Por eso, la decisión del organismo y del Gobierno nacional fue que aquellos beneficiarios de Anses que habían sacado créditos a tasas usureras no pagaran ninguna cuota durante todo el año 2020", recordó.

El funcionario explicó que con el reinicio de pago de las cuotas, la tasa se redujo de 42% al 29%, con el objetivo de reducirla progresivamente.

El Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) fue creado en 2008 con el objetivo de estatizar los fondos depositados en las Administradoras de Fondos de Jubilaciones y Pensiones (AFJP) por un monto de US$ 30.000 millones y alcanzó a contener en 2015 unos US$ 65.000 millones.

Fue utilizado durante ese período para financiar políticas públicas como los planes Procrear y Conectar Igualdad.

"En cuatro años del gobierno de Macri se pasó de US$ 65.000 millones a US$ 45.000 millones, casi lo llevaron al nivel de 2008 y con el agravante de que se sacaron políticas públicas", indicó al respecto.

"Por ley, el FGS tiene que tener entre un 5 y un 50% invertido en inversión productiva", pero ese porcentaje descendió del 15% en 2015 al 3% en diciembre de 2019", precisó.

Por último, Fraschina destacó la creación de un fondo de $ 100 millones para inversiones estratégicas de infraestructura "a fin de volver a cubrir el porcentaje que marca la ley". (Télam)