La Cámara Argentina de Laboratorios de Análisis Bioquímicos (Calab) solicitó hoy que las empresas prepagas de salud y las obras sociales cumplan con los incrementos porcentuales establecidos desde 2018 a la fecha ya que, argumentan, liquidan las prestaciones por debajo de lo determinado por las autoridades sanitarias.

"Calab, la única cámara que representa de manera exclusiva a laboratorios de análisis clínicos, considera que no se debe realizan ningún tipo de propuestas: existe una Resolución y los financiadores deben ajustarse a la misma", afirmó Luis Mónaco, presidente de la organización al asegurar que "esta actualización es indispensable para la sostenibilidad del sector".

Fuentes de entidad explicaron que las empresas asociadas a Calab recibieron propuestas actualización por parte de varios financiadores pero que difieren de lo determinado en la Resolución 2125/2021 del Ministerio de Salud.

"Estos modelos son prueba del incumplimiento del traslado de los aumentos establecidos, indispensables para hacer frente a los incrementos salariales, acordados en la paritaria correspondiente y cuyo primer tramo del 15% ya fue pagado en julio", detallaron tras las declaraciones de Mónaco.

En ese sentido explicaron que la Resolución 2125/2021 del Ministerio de Salud, dispuso el traslado automático de la actualización de aranceles que pagan los afiliados a prepagas y obras sociales en cuatro cuotas de 9% acumulativas en agosto, septiembre, octubre, enero por un total de 36%.

Más allá de los aumentos actuales en implementación hasta 2022, los voceros de la entidad explicaron que de enero de 2018 a agosto de 2021, las empresas prepagas y las obras sociales aumentaron las cuotas a sus socios y afiliados un 171,4 %, pero el aumento trasladado a los laboratorios de análisis clínicos fue de entre 110 % y 125%, de acuerdo a las empresas y las regiones del país.

Los voceros de la entidad señalaron que "desde hace varios años que los prestadores de salud absorben la diferencia entre los que los financiadores cobran y trasladan a los prestadores. Esto perjudica de manera directa a las empresas, que dan lugar a conflictos y cierres, con el consecuente impacto en los trabajadores y la comunidad".

La Cámara consideró que se produce una situación de "desigualdad que hace insostenible la actividad de los laboratorios", por lo tanto reclaman "que los financiadores cumplan con el traslado automático de los aumentos y que las autoridades fiscalicen el efectivo cumplimiento de las normas". (Télam)