Apenas el 42% de los empresarios a nivel global están confiados en que sus ingresos crecerán en 2023, 14 puntos porcentuales menos que los que sí lo creían en 2022, ante la expectativa de una recesión mundial en el marco del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y sus efectos colaterales.

En el caso de los empresarios argentinos, solo el 30% expresó optimismo para los próximos 12 meses (10 puntos menos que el año pasado), en tanto que un 42% manifestó expectativas positivas para los próximos tres años (16 puntos menos que en 2022).

Según los ejecutivos, las amenazas principales que se presentan a escala mundial son la inflación (40%), la volatilidad macroeconómica (31%) y los conflictos geopolíticos (25%), de acuerdo con datos de la “26° Encuesta Anual Global de CEOs de PwC”, que recogió la opinión de más de 4.400 CEOs de 105 países y territorios en octubre y noviembre de 2022.

"Esta visión de los principales ejecutivos del mundo es el registro más pesimista que se ha expresado en cuanto al crecimiento económico global desde que se formuló esta pregunta por primera vez hace doce años y representa una baja importante en las visiones optimistas de 2021 y 2022, cuando el 76% y 77%, respectivamente, pensaba que la economía iba a crecer de manera significativa", señaló el informe.

En ese sentido, un año atrás el optimismo respecto del crecimiento de la economía global era "histórico", según el documento de PwC, aunque se revirtió con fuerza para 2023, a punto tal que sólo el 18% de los encuestados pudo sostener las mejores expectativas, mientras que el 73% asegura que la economía global empeorará en el marco del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania y sus efectos colaterales.

En Argentina, el porcentaje de encuestados que sostiene la percepción negativa sobre la economía internacional es del 51%, opinión que recrudece cuando el sondeo indaga por la evolución a corto plazo de la economía nacional: el 63% cree que empeorará en 2023.

Para enfrentar ese escenario, alrededor del 75% de los entrevistados en el país dijo que planea invertir en tecnología durante los próximos meses, el 44% ya completó una estrategia basada en datos para mitigar riesgos climáticos y la tercera parte está colaborando con otras organizaciones de su sector para crear valor comercial y con organismos no gubernamentales para crear valor social.

En línea con sus pares globales y regionales, la mayoría de los empresarios argentinos ya está implementando o considera implementar en los próximos meses una reducción de costos operativos (93%), aumentar los precios de productos y servicios (84%), diversificar productos y servicios (72%) y buscar proveedores alternativos (70%).

La mayoría no prevé interrumpir contrataciones (63%), ni reducir la fuerza laboral (75%), ni disminuir la remuneración (86%).

A largo plazo, las grandes tendencias globales como el cambio climático, la disrupción tecnológica, los cambios demográficos y la inestabilidad social, afectarán a las empresas,

En Argentina, el 35% de los encuestados reconoció que sus organizaciones "no serán económicamente viables en 10 años, proporción que coincide con las respuestas regionales y que a nivel global asciende al 39%".

"En consecuencia, la mayoría de las inversiones planificadas para el 2023 se orientan a la tecnología y, en sintonía con sus pares de la región y del mundo, el 77% de los empresarios argentinos anticipó la automatización de procesos y sistemas y el 74% la implementación de procesos de innovación avanzada, como inteligencia artificial o sistemas en la nube", detalló el informe. (Télam)