La Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados emitirá esta tarde dictamen favorable al Convenio Multilateral sobre tratados Fiscales para prevenir la erosión de las bases Imponibles y el traslado de beneficiarios, que fue firmado por la Argentina el 24 de noviembre del 2016, durante el Gobierno de Mauricio Macri.

La iniciativa fue avalada por la comisión de Relaciones Exteriores -presidida por Eduardo Valdés (Frente de Todos)- y hoy se firmará en la comisión de Presupuesto y Hacienda, que conduce Carlos Heller, en un encuentro que se realizará a partir de las 14 en la Sala 1 del Anexo de la Cámara baja.

El Gobierno señaló que la aprobación de este convenio permitirá solucionar a los países los problemas relacionados con la "erosión de la base imponible y el traslado de beneficios hacia jurisdicciones con bajo o nulo nivel de imposición", que representan un inconveniente "cada vez mayor no solo para los países industrializados, sino también para las economías emergentes y las naciones en desarrollo".

La iniciativa, enviada por el Ejecutivo, recordó en sus fundamentos que el G20 -a causa de este motivo- le pidió a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) el desarrollo del denominado "Plan de Acción contra la Erosión de la Base Imponible y el Traslado de Beneficios" (Proyecto BEPS, por sus siglas en inglés), "cuyas recomendaciones tienen por objetivo el de asegurar la tributación en los países en los que se lleven a cabo las actividades económicas sustanciales mediante las cuales se crea valor".

"Como parte del Proyecto BEPS -del que la Argentina, en su carácter de Miembro Asociado al Comité de Asuntos Fiscales de OCDE ha participado activamente-, la citada Convención ha sido diseñada con el propósito de receptar aquellas recomendaciones vinculadas con los convenios para evitar la doble imposición: impedir la utilización abusiva de los convenios tributarios, evitar maniobras tendientes a eludir la figura del establecimiento permanente y mejorar los mecanismos de resolución de controversias", agregó el documento.

La Convención "cuya aprobación aquí se solicita constituye una herramienta que

permite a los Estados signatarios enmendar de manera rápida, sincronizada y eficiente su red de convenios tributarios suscriptos, con el fin de adoptar los estándares internacionales consensuados en ese Proyecto, y sin que ello implique la necesidad de una renegociación bilateral de cada uno de ellos", sostiene el convenio. (Télam)