El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) recortó la estimación de producción de soja en Argentina en un millón de toneladas hasta las 50 millones de toneladas en su informe mensual sobre oferta y demanda mundial de granos de diciembre.

Asimismo, el USDA previó una merma en la producción de maíz, que pasaría de 50 millones a 49 millones de toneladas.

Ambos cultivos se encuentran en plena siembra en el país, en un contexto donde la menor cantidad de lluvias a las normales por el fenómeno climático de la Niña ralentiza los trabajos de implantación.

A pesar de la baja en las proyecciones de producción, la dependencia estadounidense dejó sin cambios -respecto a lo calculado en noviembre- las exportaciones en 7 millones de toneladas para la soja y de 34 millones de toneladas para el maíz.

En lo que respecta a la estimación de cosecha de ambos cultivos, el mercado preveía mayores recortes que a los publicados.

Para trigo se estimó una trilla de 18 millones de toneladas y exportaciones por 12,5 millones de toneladas, sin cambios respecto a noviembre.

Respecto a Brasil, dejó estable la proyección de cosecha respecto a las mediciones del mes pasado en 133 millones de toneladas para la soja y 110 millones de toneladas para el maíz.

En Estados Unidos, la dependencia dejó sin cambios la producción estimada de soja, maíz y trigo en 113,5 millones, 368,5 millones y 49,7 millones de toneladas, respectivaente.

Sin embargo, para la oleaginosa elevó la proyección de procesamiento interno en 500.000 toneladas hasta las 59,7 millones de toneladas y mantuvo las exportaciones en 59,9 millones de toneladas, por lo que redujo las existencias finales a 4,8 millones de toneladas, 400.000 toneladas menos que en noviembre.

A nivel mundial, se redujo la previsión de producción de soja de 362,6 a 362,1 millones de toneladas y el stcok final de 86,5 a 85,6 millones de toneladas.

Para el maíz, la producción a nivel mundial fue calculada en 1.143,6 millones de toneladas (un millón de toneladas menos que en noviembre), con un stock que descendió de 291,4 a 289 millones de toneladas.

Por último, se espera que la producción global de trigo se ubique en 773,7 millones de toneladas (1,3 millones de toneladas más) minetras que las existencias finales pasaron de 320,5 a 316,5 millones de toneladas. (Télam)