El trigo volvió a liderar las bajas en el mercado de Chicago, con un retroceso de US$ 17 y una pérdida acumulada de US$ 43 en lo que va de la actual semana, tras una iniciativa promovida por Turquía para generar un corredor para que el cereal producido en Ucrania pueda ser comercializado tras meses de parálisis por la guerra.

En este marco, el contrato de julio del trigo retrocedió 4,25% (US$ 16,99) hasta los US$ 382,59 la tonelada, el precio más bajo de los dos últimos meses.

Según un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), "el mercado sigue tomando nota de los avances diplomáticos para desbloquear los puertos de Ucrania en el Mar Negro y así reiniciar los embarques del trigo ucraniano, lo que lleva a cierres de posiciones".

Al respecto, la corredora de granos Granar detalló que la iniciativa de Turquía de generar “corredores seguros” para los buques recibió el visto bueno del gobierno de Estados Unidos.

“Entendemos y apoyamos firmemente los esfuerzos diplomáticos de nuestros aliados turcos para poner fin a esta guerra, principalmente para reducir la violencia y, al mismo tiempo, para encontrar formas de facilitar la exportación de alimentos, incluido el trigo ucraniano”, dijo el portavoz del Departamento de Estado del país norteamericano, Ned Price.

Igualmente, "para que haya vía libre a los barcos, tanto Rusia como Ucrania deberán conciliar demandas que hoy siguen muy distantes", plantearon los analista de Granar.

Sumó presión bajista nuevas lluvias beneficiosas para el cultivo en las planicies norteamericanas, con un nivel de siembra que pasó a superar las expectativas de los operadores.

El maíz también tuvo importantes bajas, con un retroceso del 2,95% (US$ 8,76) y cerró a US$ 287,88 la tonelada, el precio más bajo en 9 semanas.

No solo la posibilidad de que el grano ucraniano pueda exportarse presionó los precios, sino también la segunda cosecha de maíz brasileño, que en pocas semanas comenzará a ingresar en el circuito comercial.

Esto último, atado a la noticia conocida la semana pasada de la firma de protocolos entre Brasil y China para facilitar las compras chinas en el país sudamericano, resulta un "combo bajista para el mercado estadounidense, que tenía la aspiración de usufructuar casi en forma total el cese del comercio en Ucrania, país que suele ser el principal abastecedor de China", indicó Granar.

Además, el grano amarillo va camino a cerrar su siembra en los Estados Unidos también por encima de las expectativas de los operadores, sostuvo la BCR.

En contraposición, la soja cerró con ganancias la jornada.

El contrato de julio subió 0,41% (US$ 2,57) hasta los US$ 621,06 la tonelada, a la vez que el de agosto lo hizo por 0,29% (US$ 1,75) para concluir la jornada en US$ 597,09 la tonelada.

"Hay expectativa por potenciales incrementos de la tasa de corte con biocombustibles en Estados Unidos, lo que incrementaría la demanda interna de soja para biodiesel. Al compás de ello, se anuncian nuevos embarques de soja estadounidense hacia China, lo que mejora el dinamismo comercial y apuntala las subas", indicó la BCR.

Esto también impulsó el precio del aceite, que ganó 0,24% (US$ 4,19) para alcanzar los US$ 1.722 la tonelada, mientras que la harina cayó 0,50% (US$ 2,31) y concluyó la jornada a US$ 454,92 la tonelada.


(Télam)