El presidente de la Confederación General Empresarial (Cgera), Marcelo Fernández, celebró hoy los acuerdos con Brasil para avanzar en el comercio bilateral tras la visita al país del mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula Da Silva, y señaló que dicho impulso no debe venir a costa de un incremento en el déficit en el intercambio por parte de la Argentina.

“El gesto (de Lula) es muy importante por todo lo que representa Brasil para la Argentina y sobre todo para el Mercosur y Latinoamérica”, destacó Fernández en diálogo con Radio 10.

Además, recordó que durante la administración de Jair Bolsonaro “la relación entre los Estados no fue muy buena diplomática y comercialmente, pese al trabajo que se hizo desde la Embajada (de Argentina en Brasil) para tratar de terminar con este déficit que siempre tuvimos con Brasil”.

En su visita a Buenos Aires, Lula da Silva afirmó que con su par argentino, Alberto Fernández, asumió el compromiso de que ambos países vuelvan a tener un intercambio comercial por "40 mil millones de dólares o más", como ocurrió en 2010 durante el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, tras caer a una cifra que actualmente ronda los US$ 23.000 millones.

“Argentina tiene que moverse y estar con la guardia muy alta porque Brasil es muy agresivo con las exportaciones. Tiene todo su derecho y está muy bien, por lo que nosotros debemos ser inteligentes, movernos rápido y tratarles de venderles más; y no que Brasil siempre nos venda más a nosotros”, pidió el titular de Cgera.

Comercio entre Argentina y Brasil

En ese sentido, agregó: “Si Lula consigue vencer los desafíos y volver a poner a Brasil en el lugar que estaba, seguramente van a querer vendernos más de lo que nos compran, y entonces tenemos que movernos rápido y tratar de ser más proveedores que importadores de Brasil".

Por último, Fernández se refirió a la propuesta impulsada por Cgera de instalar comercializadoras de productos argentinos en Brasil compitiendo con los importadores, un tema que fue evaluado ayer junto con el embajador argentino en Brasil, Daniel Scioli.

“El proyecto, que salió de nuestra institución promueve una revolución exportadora totalmente diferente a la (modalidad) tradicional que ya existe por la cual el importador compra, paga, y se exporta”, explicó.

Según el empresario, Brasil actualmente importa del mundo más de $200.000 millones, de los cuales el 70% se trata de productos que Argentina ya produce, pero que por motivos de competitividad –como el precio- Brasil no le compra al país.

“Si se instalan comercializadoras de productos argentinos en Brasil y lo envía el propio empresario ingresando en el mercado interno brasileño, somos competitivos porque el importador le coloca una utilidad a lo que compran”, precisó.

En ese sentido, estimó que tan sólo ganando el 1% de los US$ 200.000 que Brasil importa de otros lugares del mundo, se estarán generando “exportaciones y dólares genuinos a pequeñas y medianas empresas que no explotarían nunca”:

“Si nos va bien lo podemos replicar en otras partes del mundo. Las comercializadoras colaborarían en terminar este déficit que tiene la Argentina en la moneda de comercio internacional que es el dólar”, concluyó Fernández. (Télam)