El representante argentino ante el Fondo Monetario Internacional (FMI), Sergio Chodos, señaló hoy que negociar un nuevo acuerdo con el organismo multilateral no significa firmar "un contrato de adhesión", sino lograr la "comprensión y el consenso del conjunto de la sociedad".

"Una negociación no es la obediencia o la firma de un contrato de adhesión. Tiene que tener la comprensión y el consenso del conjunto de la sociedad, además del de la política", indicó Chodos en declaraciones al canal de noticias C5N.

En cuanto a la posición argentina sobre la tasa de sobrecargos, avalada también por una reciente declaración del G20, explicó que se "trata de un problema de diseño".

"Hay una norma que nosotros creemos que está mal, y que avanzamos y proponemos revisarla", subrayó Chodos, quien además recordó que "el FMI es el organismo que viene a solucionar las crisis de balanza de pagos, pero hoy nuestro mayor problema en la balanza de pagos es precisamente el FMI".

El funcionario también se refirió a las consecuencias que tiene para el pueblo argentino el endeudamiento del Gobierno precedente con el FMI, por más de US$ 44.000 millones

"Puede ser que no haya claridad de la dimensión de lo que implica en la economía argentina y cuánto va a condicionar y afectar la vida social, económica y política de los argentinos en los próximos años", reflexionó Chodos.

Click to enlarge
A fallback.

En este sentido, aclaró que " tiene un tamaño tal que es entre tres y cuatro veces el del programa del 2001, que termina en el colapso del final de la convertibilidad, el que acompaña el megacanje".

En este contexto, explicó que "al FMI mismo le conviene, y de alguna manera es un requisito, que la negociación final tenga un amplio consenso. Le conviene por razones económicas o por razones políticas, que se transforman en razones económicas".

"Pasar por el Congreso y la discusión social respecto a generar los mecanismos de consenso para el programa que se termine acordando es fundamental porque potencia, por un lado, la posición de la Argentina; pero por otro lado, la viabilidad futura del programa, y a la vez la sensación de mayor potencial y confianza en el conjunto de la economía", concluyó Sergio Chodos. (Télam)